En Español Know Your Rights
Source: HOY
Subject: TGNCIQ Justice
Type: Media Coverage

‘Seamos tolerante’

Ecuatoriano Diego Sucuzhañay habla del asesinato de su hermano José

‘Tenemos que ser más tolerantes y unirnos como una sola comunidad’, dijo ayer el ecuatoriano Diego Sucuzhañay frente al hospital Elmhurst de Queens. Allí murió su hermano José el pasado viernes a las 7 de la noche, ocho días después que tres negros lo insultaron por ser hispano y le dieron una golpiza en Brooklyn.

El cerebro de José, de 31 años, había muerto y sólo esperaban la llegada de su progenitora desde Ecuador. "Nuestra madre está destrozada y el corazón de nuestra familia está roto’, dijo Diego.

José Sucuzhañay llegó a Nueva York hace 10 años, dejando atrás a su compañera, un hijo de 9 años y una hija de 4.

"Mi hermano murió por el odio contra los latinos y no entiendo el por qué", se preguntó Diego. A su lado estaba el Embajador de Ecuador, Luis Moreno, representantes de Casa Ecuatoriana en NY y Francisco Moya, candidato al Concejo.

Moya le agradeció a varios políticos, incluyendo al alcalde Bloomberg, al senador Schumer y a la presidente del Concejo, Christine Quinn, quien condenó el ataque, ocurrido el pasado 7 de diciembre, por calificarlo en contra de la comunidad homosexual (José y su otro hermano Romel iban abrazados al momento del ataque).

"Este crimen no es solo contra una persona o una comunidad es un acto inconsciente contra todos los neoyorquinos", dijo Quinn. "Seguiremos en contra de los crímenes de odio en nuestra ciudad y de la destrucción que traen consigo", agregó.

Ayer la organización "Haciendo Camino Nueva York", lideró una marcha y vigilia en Brooklyn en memoria de Sucuzhañay. La caravana de unas 300 personas se desplazó entre Myrtle Avenue y Grove Street hasta el sitio del ataque en Bushwick Ave. y Kossouth Place. Represetantes de las comunidad judía, musulmana y gay se hicieron presentes.

Al acto también asistieron los concejales, Hiram Monserrate, Diana Reyna, la congresista Nidya Velásquez y Joselo Lucero, hermano de Marcelo Lucero, quien fue asesinado en Long Island el mes pasado por un grupo de adolescentes.

El contralor de la Ciudad, William Thompson, mostró su solidaridad con la familia e instó a la comunidad a que denuncie a los agresores. "Tenemos que trabajar para que nuestra ciudad sea una sola con toda su gente_ sin importar la etnicidad, el estatus migratorio o la orientación sexual_ y donde todas las comunidades se sientan seguras", dijo.

El fiscal de Brooklyn, Charles Hynes, dijo que su oficina está trabajando junto con la Policía en este caso para hallar a los culpables y castigarlos con todo el peso de la ley.

"Por favor llamen a la policía si tienen información, no tienen que dar su nombre y hay una recompensa de 27,000 dólares", insistió Moya.

Cualquiera con información puede llamar de manera confidencial al 1800 577 TIPS.