En Español Know Your Rights
Source: HOY
Subject: Housing & Environmental Justice
Type: Media Coverage

A la Caza de los Peores Edificios

The legislation that is now known as the “Safe Housing Act” was spearheaded by Make the Road by Walking, City Council Members, and other community organizations. We have been active for over two years in bringing about the passage of the bill formerly called the “Healthy Homes Act”. 

La desesperación de miles de inquilinos que viven en apartamentos con desperfectos y luchan a diario contra sus caseros para conseguir reparaciones, podría ser cosa del pasado, de prosperar un proyecto de ley presentado ayer en la Alcaldía que pretende identificar los edificios con más violaciones al Código de Vivienda y garantizar reparaciones de manera oportuna.

La iniciativa, impulsada por la concejal de Brooklyn Letitia James, cuenta con un amplio respaldo y se asume que alcanzará los votos necesarios para convertirse en ley, en una ciudad donde los caseros, a menudo, se niegan a hacer reparaciones o dilantan las mismas.

“Como cuidadora de ancianos y como inquilina he visto y sufrido muchas veces las condiciones de los apartamentos en Bushwick, Brooklyn, filtraciones de agua, pintura con plomo, ratas, cucarachas, hoyos en el piso, techos rotos y siempre es la misma historia: luchar para que arregle el casero o el Departamento de Vivienda”, dijo Betty Carrasco, junto a otras inquilinas que levantaron pancartas y mostraron fotografías de los desperfectos de sus apartamentos.

El proyecto de ley, llamado Acta de Vivienda Segura, especifica que cada año la Ciudad identificará a los 200 edificios que tengan más violaciones al Código de Vivienda a fin de realizar una inspección exhaustiva que incluya el seguimiento de cada caso y la reparación oportuna de las violaciones.

“Los inquilinos neoyorquinos no deberían sentir que sus quejas no están siendo escuchadas. Gracias a la colaboración del Concejo, la Ciudad, los inquilinos, las organizaciones y los dueños de edificios, pronto tendremos una legislación que hará frente a la negligencia de algunos caseros”, señaló Christine Quinn, vocera del Concejo Municipal.

Según los patrocinadores de la iniciativa, miles de neoyorquinos viven en pésimas condiciones que ponen en riesgo su seguridad. La denuncias más comunes son plagas, falta de calefacción y agua caliente y cerraduras de entradas principales rotas.

Además, la mayoría de las quejas proviene de vecindarios con bajos ingresos económicos y donde viven inmigrantes y comunidades minoritarias.

“Esta propuesta la hemos trabajado durante tres años. Cada día mi oficina recibe denuncias de violaciones al Código de Vivienda que están sin reparar por meses y que afectan a jubilados, personas con limitado conocimiento del inglés y familias con niños pequeños, pero con esta ley cientos de edificios serán reparados porque los caseros tendrán cuatro meses para hacerlo, de lo contrario la Ciudad lo hará y le cargará la cuenta al dueño”, afirmó la concejal Letitia James.

El proyecto de ley se enfocará en los edificios con más violaciones al Código de Vivienda y en aquellos que han sido reparados de emergencia por la Ciudad, pero cuyas cuentas no han sido canceladas por los caseros.

El Departamento de Vivienda (HPD), contratará aproximadamente 50 personas para implementar la legislación. El costo potencial para dicha agencia podría ser de 70 millones de dólares por los primeros 7 años.