En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Workplace Justice
Type: Media Coverage

Arrestan a dos ejecutivos de supermercado

Dos
ejecutivos de supermercado fueron arrestados y acusados de defraudar a sus
trabajadores con miles de dólares y falsificar records presentados al estado,
anunció ayer el fiscal general, Andrew Cuomo.

La fiscalía
busca la recuperación de salarios dejados de pagar de parte de Bienvenido Núñez
y Martín Durán, los arrestados, presidente y vicepresidente respectivamente de
Bushwick Associated Supermarket, localizado en el 220 de Knickerbocker Avenue, en Brooklyn.

La demanda
de la fiscalía intenta recuperar $600,000 en salarios no pagados a unos 30
empleados del
establecimiento.

Según la
fiscalía, testimonios en el caso muestran que no se pagaba nada a empacadores
de Bushwick Associated Supermarket, recibiendo sólo propinas como compensación, que equivalía a cerca de
$30 al día.

Los
trabajadores de entrega de mercancías trabajaron un promedio de 70 horas a la
semana, pero eran remunerados sin pago de horas extras, obteniendo apenas $300 por
seis días, 70 horas de trabajo a la semana.

La demanda
indica que los cobradores y personas que colocaban los productos se les negó
también pago de tiempo extra, a pesar de trabajar horas adicionales cada día
que estuvieron empleados en el supermercado de Brooklyn.

"La
dedicada fuerza de trabajo de la ciudad es la sangre de su economía, y el
arresto de hoy y la demanda envía un mensaje a empleadores inescrupulosos en el
estado, de que sus esforzados trabajadores serán tratados justamente y
compensados completamente", dijo Cuomo.

El caso
contra Núñez y Durán cubre un período de dos años, entre el 2004 y el 2006, y
se alega que ambos no sólo dejaron de proveer adecuada compensación a sus
empleados, sino que presentaron falsos documentos al estado para cubrir sus
infracciones. La demanda indica que los acusados crearon nóminas separadas para
la mayoría de sus empleados, mostrando que cada uno no trabajaba más de 40
horas a la semana, cuando la mayoría lo hacía.

Nieves Padilla, activista de Workplace Justice
Project, de Make the Road New York, dijo que "estos arrestos envían un fuerte mensaje a
empleadores abusivos en todo el estado."