En EspaƱol Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Bushwick Community High School debe de permanecer abierta

POR: Kassandra Barrientos / 18 años. Bushwick Community High School (Miembro de Se Hace Camino a Nueva York).

Voy a ser la primera en mi familia que termina el bachillerato. Mi hermano y hermana mayores se salieron y nunca obtuvieron el diploma. Mi familia está muy emocionada porque voy a ser la primera en terminar la escuela. No lo habría podido hacer sin el hogar que encontré en Bushwick Community High School.

Y ahora quieren cerrar mi escuela.

Soy una Latina de 18 años y estudiante de último grado en Bushwick Community High School (BCHS). Unos años atrás yo era una estudiante del montón en mi otra escuela. Traté de pasar mis clases, pero perdí una y otra vez. Le pedí ayuda a los profesores, pero no me ayudaron. Una vez una profesora me dijo: “¡No tiene caso que trates, siempre vas a fracasar!”. Esas fueron las últimas palabras que me pusieron fuera de la escuela. Si mis maestros no creían en mí, iba a ser muy difícil para mí creer en mí misma. Dejé de ir a clase, solo iba para mantener la asistencia. Me metí en problemas. En mi ultimo año me di cuenta de algo. Todos se preparaban para graduarse y yo ni siquiera estaba yendo a clase.

Mi escuela me lanzó a una escuela de transferencia, BCHS. Inmediatamente empecé, la escuela cambió mi percepción a cerca de mi educación y de lo que mi futuro tenía guardado. Cuando entré por esas puertas, en lo último que yo pensaba era en ir a la Universidad. Escasamente estaba tratando de terminar el bachillerato. En mi primer año en BCHS conocí maestros maravillosos que estaban comprometidos de verdad con mi educación y me empujaron para tener éxito. Ahora he estado en la lista de honor en los últimos dos años. Mi promedio pasó de 50 en mi primer semestre en BCHS a 90. Lloré cuando recibí estas notas, ya que nunca creí que sería posible. Esta escuela cambió mi vida de una manera que nunca creí posible. Esta escuela cambió mi vida de una manera que nunca podría haber imaginado.

Los maestros me motivaron a esforzarme para ser quien soy hoy, una estudiante exitosa. Los parámetros que el estado de Nueva York usa para medirme a mi y a mi escuela dicen que soy un fracaso. YO NO SOY UN FRACASO. Mientras yo celebro mi pronta graduación, el estado continuará tratando de catalogarme a mi y a mis compañeros de esta manera. No seguiré dejando que otros determinen lo que soy. Esta escuela me mostró cómo ser una mujer latina orgullosa y darme cuenta de que SOY INTELIGENTE.

Cerrar esta escuela es lo peor que el alcalde puede hacerme a mí y a mis compañeros. Para muchos estudiantes esta escuela es la última oportunidad después de haber fracasado y haber sido expulsados de otras escuelas a lo largo de la ciudad. Esta escuela me ayudó a creer en mí misma, me impulsó académicamente y a hacer más por mi comunidad. En junio me graduaré e iré a la Universidad en el otoño. Otra primera en mi familia. La escuela me apoyó en mi solicitud para la Universidad.

BCHS es un lugar donde no sólo se cumplen con los estándares, es un lugar para la transformación. Me transformé en una estudiante de honor.

Yo no me ajusto a sus parámetros. Soy testimonio de éxito.

Pa el articulo original, clic aqui.