En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Workplace Justice
Type: Media Coverage

COLUMNISTA INVITADO: Necesitamos una reforma financiera fuerte

 

Como inmigrante y microempresario en Nueva York, pienso mucho en las posibilidades para mantener y hacer crecer mi restaurante. Para ganarme la vida, dependo de que mi negocio sea próspero, y el acceso a crédito, como préstamos a corto y largo plazo, es vital. La semana pasada, finalmente, se dieron pasos para reformar nuestro sistema financiero disfuncional, y pronto todo el senado lo debatirá y votará a favor o en contra. Las pequeñas empresas deben continuar presionando para que se dé una reforma financiera fuerte que asegure que otra crisis causada por la codicia en Wall Street no arrase con estas y nuestras comunidades.

Aún con una reforma cada día más débil, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, dice que el proyecto de ley de la reforma financiera, en discusiones en el senado, limitará el crédito para la pequeña empresa. Quiero ser claro: la Cámara de Comercio no habla por mí. De hecho, el status quo que defiende la cámara, es lo que ocaprioridad sionó el actual colapso financiero en primer lugar. Nada ha limitado tanto mi acceso a crédito como la crisis actual. Unas reglas de préstamo razonables y mejor vigilancia de los bancos podrían haberle ahorrado al país muchos problemas de crédito, sin mencionar miles de millones en ayudas financieras.

Una nueva encuesta realizada por la Alianza Main Street muestra que la mayoría de los microempresarios que se encuestaron están a favor de un organismo de control fuerte y enfocado para vigilar las prácticas de préstamos de los bancos, las tarjetas de crédito y otro tipo de préstamos a consumidores. El organismo de control propuesto, la Agencia de Protección Financiera del Consumidor (en inglés, Consumer Financial Protection Agency , o CFPA) ya se ha vuelto de más limitado alcance que lo que originalmente se propuso.

Los senadores en Washington tienen que estar del lado de la pequeña empresa, garantizar que se apruebe una reforma financiera fuerte y que los intereses de la comunidad sean una para la toma de decisiones. La industria financiera tiene miles de representantes haciendo presión en Washington para debilitar esta propuesta de ley y evitar la independencia en la protección al consumidor. Por eso es que nuestras voces deben elevarse y escucharse en este debate. De otra forma, los grandes bancos podrían salirse otra vez con la suya, a pesar del hecho de que la falta de regulaciones resultó siendo mala no solo para los consumidores y contribuyentes y la pequeña empresa, sino también para los propios bancos.

Mientras tanto, los microempresarios como yo cruzamos los dedos para que podamos continuar por más tiempo con tarjetas de crédito y determinación. No podemos esperar otro año para una verdadera reforma financiera. Los microempresarios necesitamos que Washington defienda una verdadera reforma financiera que ayude a nuestras comunidades a prosperar una vez más.

FREDDY CASTIBLANCO, dueño de Terraza 7 Café y miembro de Se Hace el Camino Nueva York.