En Español Know Your Rights
Source: Univision
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Comunidades latinas y afroamericanas protestan contra prácticas de policía

Centenares de latinos y afroamericanos exigieron hoy un alto a las prácticas de la policía de pararlos en las calles y requisarlos, lo que según estadísticas ocurre nueve veces más a hispanos o afroamericanos que a blancos en la ciudad de Nueva York.

Gritando la popular consigna “Sí, se puede” y portando carteles con mensajes de “no nos juzgues basado en nuestra raza” y “pongan alto al acoso racista policial” los manifestantes, en su mayoría jóvenes, marcharon sobre el famoso puente de Brooklyn que une ese condado y el de Manhattan, sin importar la lluvia que cayó en la mañana en la ciudad.

Al compás de tambores y consignas llegaron hasta el parque frente a la alcaldía, donde les esperaba un mariachi y al son de música mexicana pidieron al alcalde Michael Bloomberg y al jefe de la policía Raymond Kelly un alto a lo que llamaron acciones “racistas” y “humillantes” contra las comunidades latinas y afroamericana.

También pidieron al Concejo de la ciudad que apruebe legislación que evite que la policía continúe con la práctica, que en 2009 llevó a que cerca de 600.000 neoyorquinos fueron parados en la calle y requisados, un aumento de 300 por ciento en los últimos seis años.

De acuerdo con líderes de la organización comunitaria Se Hace Camino Nueva York, que organizó la protesta, a nueve de cada diez personas detenidas no se les presentaron cargos. También destacaron que el blanco de la policía han sido jóvenes de 25 años o menores a la vez que recordaron que “no somos sus enemigos, estamos en contra de sus prácticas”.

“Las abuelas tienen miedo de enviar a sus nietos a una bodega” en la comunidad dijo Iraida Sánchez, una activista de Se Hace Camino Nueva York.

Entre los manifestantes hubo miembros de la comunidad homosexual, como Jessica, que aseguran están siendo víctimas de continuos arrestos y persecución de la policía en el condado de Queens.

Jessica, una transexual, ha denunciado que fue arrestada “con mucha violencia” el 18 de diciembre de 2010 cuando salía de una discoteca en Queens y que le gritaron insultos homofóbicos.

“Decían que yo era homosexual, pato. Merecemos un trato justo en un país de democracia como éste. La policía debe protegernos no arrestarnos ni abusarnos. Me golpearon, me tumbaron un diente, me rompieron la nariz y un labio”, dijo Jessica, cuya foto luego de la presunta agresión policial fue mostrada en la manifestación.

Otra representante de la comunidad homosexual también contó como fue arrestada cuando se acercó a un coche desde el cual una persona le hablaba. “Me acerqué para saber qué decía y de repente salieron policías de una van que me arrestaron alegando que me prostituía”, dijo Kimberly, quien aseguró que fue humillada en el cuartel.

“Me negué a declararme culpable de prostitución y ahora tengo que enfrentar los cargos. La policía cree que porque somos transexuales nos prostituimos. Es homofobia”, dijo y aseguró que “ahora tengo mucho miedo de salir a la calle”.

También acudieron jóvenes estudiantes como Justin Rosado, de 16 años, quien contó su experiencia con la policía hace tres años, cuando un oficial le apuntó con un arma de fuego.

“Salí de jugar baloncesto con mi hermana y su novio y fuimos a la azotea del edificio donde vivimos a respirar aire fresco. La bola de baloncesto se me cayó y rodó hacia la puerta de salida. Cuando fui a buscarla, la puerta se abrió y dos oficiales subieron, uno de ellos con un arma de fuego en la mano”, recordó.

Rosado aseguró que comenzó a llorar y que el oficial le ordenó que parara de hacerlo o de lo contrario le arrestaría. Agregó que los oficiales les acompañaron al apartamento donde vivían con su madre y les impusieron una multa por “invasión de propiedad” que finalmente fue eliminada.

“Hemos visto un aumento en las prácticas de la policía que son racistas, acosan mucho a nuestros jóvenes. Podemos tener seguridad y respeto para nuestra comunidad a la vez, queremos a policías presentes pero respetuosos”, afirmó por su parteAndrew Friedman, codirector ejecutivo y fundador de Se Hace Camino Nueva York.

La práctica de la policía afecta adversamente la relación entre éstos y las comunidades a las que sirven, destacó por su parte la activista Ana María Archila, codirectora de la organización comunitaria y advirtió que puede conllevar la deportación de un inmigrante.

Los manifestantes fueron apoyados por un grupo de concejales entre ellos Ydanis Rodríguez, Melissa Mark-Viverito y Jumaane Williams, quien precisamente fue brevemente arrestado el pasado mayo durante un desfile en Brooklyn, la comunidad que representa.

To read the original article, click here.