En EspaƱol Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Contra Deportaciones Injustas y En Defensa De La Familia

Como hombre religioso no puedo soportar en silencio la separación de familias en mi comunidad. En sólo la primera mitad de 2011, la Administración de Obama deportó aproximadamente 46,000 personas que tienen hijos ciudadanos americanos.

Hace un año, la administración Obama le dijo a mi comunidad que habría una revisión y que se suspenderían lo que ellos llamaban “casos de bajo prioridad”. El lunes, esa revisión viene a Nueva York.

Empezando el 7 de mayo, ICE cerrará los tribunales de inmigración por dos semanas para llevar a cabo una revisión dentro del marco del programa de discrecionalidad fiscal para evaluar cuáles casos de deportación deberían cerrar y cuáles deben continuar.

Por eso, varios lideres religiosos y yo estamos lanzando la Comisión de Defensa de la Familia, para decirle a ICE cómo las deportaciones afectan nuestras comunidades, y para compartir nuestras esperanzas por la ejecución de este programa. Ahora es el momento de que los líderes religiosos nos unamos para defender lo que es sagrado en todas nuestras tradiciones, la familia.

En todo el país, las familias inmigrantes están como nunca antes bajo presión. Por eso, estaba optimista cuando el director de ICE, John Morton dio a conocer un memorando pidiéndole a los funcionarios de ICE que usaran su discreción para cerrar lo que él llamo casos de “baja prioridad”. Sin embargo, mientras más información recibo desde todas partes del país, sobre cómo este programa se está lanzando, más me preocupo. Parece que hay diferentes números por donde se mire, pero todos son alarmantes. Por ejemplo, la Comisión de Unidad Familiar de Los Ángeles, reveló que aproximadamente el 1% de los casos que se revisaron en Los Ángeles gozaron de discrecionalidad. Un reciente artículo en el Daily News reportó que sólo se han cerrado 207 casos en Nueva York desde que empezó el programa de discrecionalidad. Para una ciudad de miles y miles de casos, el número parece preocupantemente bajo.

Yo tengo esperanza. En Bushwick hace tres meses, ICE se llevó a las 5 a.m. a un miembro de una iglesia cercana. Llamémoslo Antonio Lopez (miembro de Se Hace Camino a Nueva York). Antonio estaba a punto de ser deportado y habría dejado a una esposa ciudadana americana y tres hijos ciudadanos americanos. Después de unos días intensos, logramos que soltaran a Antonio. Agradecemos que ICE le haya concedido tiempo para estar con su familia y a nosotros tiempo para encontrar la manera de mantenerlos juntos después de que se venza el plazo, porque Antonio todavía esta enfrentando deportación. Sin embargo este es uno de los casos, una acción pequeña, y se requirió de una gran respuesta de la comunidad para alcanzar lo que logramos. Necesitamos que ICE adopte en otros casos las medidas que tomó con Antonio, y creemos que todos los casos no debería requerir una movilización de la comunidad a gran escala. Simplemente hay demasiados. Esa era la esperanza que teníamos con el programa de discrecionalidad de enjuiciamiento.

Nuestra Comisión de Defensa de la Familia no está sola. Hay comisiones en Chicago, Los Ángeles, Carolina del Norte, Arizona, y Florida que están levantando sus inquietudes por las deportaciones en sus ciudades. La gente de fe tiene un papel importante que jugar en esta lucha, debido a que la familia es sagrada en todas nuestras religiones. Unidos, le pedimos a la Secretaria Janet Napolitano que tome medidas urgentes para proteger más a las personas que su departamento dijo que protegería. Rezo para que lo haga, porque se está agotando el tiempo.

Para el articulo original, clic aqui.