En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Cuestionan a la ‘Migra’ en Rikers

NUEVA YORK — El Concejo de la Ciudad sostuvo ayer una audiencia cuestionando la colaboración del Departamento de Prisiones de la Ciudad (DOC) con la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) mediante la presencia de agentes de inmigración en la cárcel de Rikers Island y la participación del Estado en el programa Comunidades Seguras.

La Comisionada del Departamento de Prisiones de la Ciudad (DOC) Dora B. Schriro dio testimonio frente a la presidenta del Concejo, Christine Quinn, y fue interrogada por cerca de diez concejales, en una sala llena de activistas, abogados, prensa y público.

Quinn comenzó diciendo que el concejo entiende que el objetivo de la relación entre ICE y el Departamento de Prisiones es la seguridad pública y estableció que ellos no pretenden poner a los ciudadanos en peligro, pero que están muy preocupados por la forma en que esta relación se está llevando a cabo, especialmente porque está yendo más allá de lo debido.

“Por veinte años [agentes de ICE] han estado en Rikers. ¿Están ahí porque hay una ley federal que dice que tienen que estar ahí o porque la ciudad de Nueva York los invitó a Rikers? ¿Cómo llegaron ahí?”, preguntó Quinn.

“No tengo registro de por qué están ahí”, contestó la comisionada Schriro.

En las siguientes preguntas Quinn estableció que la relación entre DOC y ICE es voluntaria, y no obligatoria, como la ciudad les había dicho. La comisionada estuvo de acuerdo.

Para el co-director de “Se Hace Camino Nueva York”, Andrew Friedman, fue crucial que Quinn haya hecho este punto y que a la vez haya enfatizado que nadie duda que es importante que se colabore con ICE en casos de crímenes serios. Según Friedman, la comisionada explicó que la ciudad no tiene obligación de darle espacio a los agentes de ICE en Rikers Island, no tiene obligación de compartir toda la información con ICE y no tiene obligación de retener a los prisioneros que violen leyes federales.

“Nuestra pregunta ahora es por qué diablos la ciudad está gastando $50 millones de dólares al año para subsidiar a los agentes federales”, comentó Friedman.

Friedman agregó que la ciudad debiera mirar los casos en particular y sólo colaborar con ICE cuando el caso lo amerite.

“Es difícil para mí reconciliar las acciones que ha tomado el alcalde en temas de inmigración a nivel local y a nivel nacional”, afirmó la concejal Melissa Mark Viverito, apelando a los intentos de Michael Bloomberg por lograr una reforma migratoria, pero a la vez ejercer políticas como ésta en la ciudad.

En su testimonio, la comisionada de DOC explicó que, desde hace un año, los agentes de ICE sólo pueden entrevistar a los prisioneros que accedan a hacerlo y hayan firmado un formulario que está disponible en ocho idiomas. Schriro dijo que el 36% de los prisioneros accede.

El concejal Jumaane D. Williams hizo leer a la comisionada el formulario y luego estableció que, para él, el formulario no dejaba en claro que participar en las entrevistas podría terminar en una deportación.

Friedman declaró a este diario que no todos leen el formulario antes de firmarlo y que incluso muchos prisioneros no saben leer. Además, dijo, es un momento donde la persona está muy vulnerable y se le piden que firme, lo más probable es que firme cualquier documento. La audiencia duró más de cinco horas y estuvo moderada por el jefe del comité de Inmigración Daniel Dromm y del comité de Justicia Criminal, Elizabeth Crowley. También dieron testimonio organizaciones de activistas y personas afectadas por la relación entre DOC y el ICE. ICE, que fue invitado a la audiencia, no envió a ningún representante. Se le pidió un comentario a la ciudad, pero no se recibió respuesta antes del cierre.