En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Dreamers: “Cuomo nos abandonó cuando más lo necesitábamos”

Aunque ya se había anunciado la semana pasada que el Dream Act no sería parte de las medidas que acompañaban al presupuesto, Antonio Alarcón todavía creía que podría haber buenas noticias desde Albany.

“No estaba todo listo necesariamente. Teníamos esperanza. Sin embargo, la política sigue ganando”, comentó el dirigente de la agrupación Make the Road New York. “Es sumamente injusto y frustrante saber que han metido otros temas y no el Dream Act”.

El domingo en la noche, el gobernador Andrew Cuomo, el presidente de la asamblea estatal Carl Heastie y el líder del senado Dean Skelos acordaron el presupuesto estatal para el año 2015. En el acuerdo se logró ingresar normas que reformarán el sistema educativo y político, y otras menores pero no menos controversiales, como una excepción tributaria para compras de yates de lujo.

Sin embargo, temas sensibles como el aumento del salario mínimo y el Dream Act, que había sido parte de la campaña de Cuomo, quedaron por fuera.

Intentando presionar para que la medida sí fuera incluida, un grupo de cincuenta “dreamers” realizaron una huelga de hambre, la que concluirá este martes, en el aniversario de la muerte de César Chávez. “Logramos presionar al gobernador. No se esperaba esta demostración de poder de parte de los estudiantes”, dijo César Vargas, co-director de la Coalición Dream Action, “sabemos que esta es una pelea larga y ahora no vamos a depender de él. Nos abandonó cuando más lo necesitamos”.

Por su parte, Alarcón también depositó su frustración en los políticos. “De manera directa o indirecta, creo que el senador Skelos y el gobernador son los mayores culpables”, dice, recordando que Cuomo utilizó su rostro como parte de la propaganda política para su reelección.

Mientras tanto, los jóvenes ya preparan los próximos pasos. En la Coalición Dream Action dicen que el debate y la huelga de hambre contribuyeron a aumentar su alcance y llegar a “dreamers” en lugares donde antes no estaban, como el norte del estado. Por su parte, Alarcón anunció que ya están mirando a las elecciones de 2016. “El voto latino va a ser influyente el próximo año, especialmente en el área de Long Island. Tenemos que educar a las minorías en temas como el salario mínimo”, comentó el dirigente.

Otro punto que estaba dentro de las intenciones de Cuomo, pero que no pasó la negociación fue un aumento del salario mínimo. El gobernador había propuesto subir los salarios mínimos a $10,50 en el estado y a $11,50 en la ciudad de aquí a 2017. En la actualidad, la cifra es de $8,75 la hora. El alcalde de Blasio criticó la falta de acuerdo en este sentido. “Aquellos que viven con el sueldo mínimo en esta ciudad apenas pueden sobrevivir, en muchos casos, sin tener múltiples trabajos y otros tipos de apoyo”, dijo de Blasio.

Lo que sí se aprobó

El presupuesto total para el año consistirá en aproximadamente 142 mil millones de dólares. Entre las medidas que se amarraron a esta cifra están los cambios en las evaluaciones a los profesores de escuelas, las que incorporarán de manera más importante los resultados de los estudiantes en pruebas estandarizadas. También se negoció hacer más difícil que los profesores logren el tenure, medida que los protege de ser despedidos, y se le dio más poder al estado para hacerse cargo de las escuelas que estén teniendo rendimientos deficientes.

El otro punto importante que se acordó son las iniciativas protransparencia, que intentarán contrarrestar casos de corrupción política, como en el que está involucrado actualmente el ex presidente de la asamblea Sheldon Silver. Entre otros cambios, se requerirá a los legisladores transparentar más sobre sus ingresos más allá de su salario gubernamental y enumerar sus clientes en sus otros trabajos. Además, se limitó el uso de fondos de campaña para gastos personales y se plantea más fiscalización en los gastos por viajes de los legisladores.

“Con este acuerdo, abordamos problemas que han fastidiado a nuestro estado por generaciones”, dijo el gobernador Cuomo en una declaración.

Sin embargo, políticos y líderes sindicales criticaron el resultado obtenido por el gobernador. “Si bien conocemos la importancia de tener listo el presupuesto estatal a tiempo, este acuerdo niega un aumento a los que ganen el salario mínimo y niega la oportunidad de ir a la universidad a los jóvenes Dreamers mientras que da una rebaja de impuestos a los propietarios de yates”, dijo el presidente de la 32BJ Héctor Figueroa.

En tanto, el senador estatal José Peralta, uno de los promotores del Dream Act en Albany, dijo que esta postergación de la norma es un “deja vú”. De acuerdo al político demócrata, el Dream Act habría costado 27 millones de dólares y calificó a los republicanos como “ilógicos”. “Se pagaría en unos pocos años. Ayudar a estos estudiantes indocumentados costaría 87 centavos al año a los contribuyentes”, comentó Peralta.

Para ver el articulo original, haga un clic aqui.