En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Workplace Justice
Type: Media Coverage

En marcha: Inmigrantes se unen para pedir reformas

Caminando por el centro
financiero de Wall Street hasta el ayuntamiento de Nueva York, unos
1.500 inmigrantes salieron ayer del anonimato de sus trabajos
silenciosos y duros de cada día para decirles al alcalde Michael R.
Bloomberg y a los concejales que distribuyan mejor el borrador del
presupuesto de la ciudad para el próximo año fiscal.

De
aprobarse, recortaría las partidas destinadas a educación de niños cuyo
primer idioma no es el inglés (1 de cada 7 estudiantes) o el
presupuesto para el aprendizaje del inglés en adultos, entre otros
puntos que afectan directamente a la comunidad inmigrante de la ciudad
de Nueva York.

“El
alcalde propone dar dinero a las familias que son dueñas de casas,
premiándolas con una reducción de impuestos y un descuento de 400
dólares en sus tasas, a costa de que nuestros niños de las escuelas
públicas se queden sin recursos”, dijo Ana María Archila, co-directora
ejecutiva
de Make the Road New York, una de las 73 organizaciones de inmigrantes que participaron en la marcha.

Pancartas
pidiendo medidas locales para mejorar las condiciones laborales de los
trabajadores de la construcción  — tres de cada cuatro víctimas son
inmigrantes –, vivir en viviendas con condiciones dignas, entre otras,
eran portadas por inmigrantes de todas las razas y nacionalidades.

“Existimos
en Nueva York, trabajamos muy duro y las políticas locales nos
olvidan”, dijo el mexicano Freddy López con su hijo estadounidense
Freddy Jr., de 2 años.

Al
llegar a la entrada del ayuntamiento de Nueva York, varios concejales
como Rosie Méndez, Melissa Mark-Viverito, María del Carmen Arroyo,
Letitia James, Robert Jackson, John Liu y Kendall Stewart salieron para
hablar con los inmigrantes y ofrecerles su apoyo.

“Estoy
aquí como latina y como concejal. Y ¡Sí se puede! Tenemos dos
propuestas de ley que queremos pasar: una para que los inmigrantes
puedan tener inspectores en sus propios idiomas y puedan denunciar las
violaciones del código de la vivienda. También, estamos luchando para
proteger las condiciones de trabajo en los restaurantes”, afirmó la
edil Rosie Méndez.

Tampoco
se perdió este encuentro con la comunidad inmigrante el contralor de la
ciudad, William C. Thompson, que aspira a convertirse en alcalde.

“Creo
que el presupuesto se debe redistribuir mejor, apoyar más a la
educación y realizar otro tipo de recortes en la burocracia y la
administración. Los inmigrantes son parte esencial de esta ciudad”,
dijo Thompson.

Tras
la marcha, algunos inmigrantes se perdieron entre los pasillos del
ayuntamiento, donde tenían reuniones con algunos representantes locales
dentro una jornada de acción organizada por The New York Immigration Coalition, que agrupa a 200 organizaciones de defensa a inmigrantes.

“La
oficina del alcalde para asuntos migratorios se reunió hoy (por ayer)
con líderes inmigrantes para escuchar sus preocupaciones y prioridades.
Nuestra ciudad debe de equilibrar nuestro presupuesto y sigue estando
comprometida con las comunidades inmigrantes”, dijo Wil Cruz, director
de comunicaciones de la oficina del alcalde para asuntos migratorios.

“Los
recortes propuestos de la ciudad para cada agencia están equilibrados y
no están dirigidos a un programa o asunto determinado. En unos tiempos
duros para la economía, no vamos a sacrificar los servicios
esenciales”, añadió Cruz.