En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Workplace Justice
Type: Media Coverage

Exigen Justicia Laboral a Supermercado

Nueva
York — El supermercado Associated de la avenida Knickerbocker, en Bushwick,
sigue siendo el foco central de la campaña sindical y comunitaria para aumentar
salarios en los negocios a lo largo de la avenida.

Los
activistas que han llevado a cabo la campaña sindical durante los últimos
cuatro años dijeron ayer que anticipan que la oficina del
fiscal estatal (procurador) tomará acción para exigir que el supermercado pague
salarios atrasados a los empleados del
negocio que, según las querellas, no recibieron el sueldo mínimo que requiere
la ley.

"Sabemos
que el fiscal ha mandado las cartas" y que los representantes del supermercado "tienen que responder
pronto", dijo Laura Tapia, organizadora de la campaña.

Ayer,
mientras empleados y administradores del
supermercado observaban discretamente desde el interior del Associated, Tapia y
otros activistas tuvieron un piquete frente al negocio, pidiendo a los clientes
que boicoteen el establecimiento.

Del otro lado de la vitrina del Associated, el negociante
Martín Durán miraba a los manifestantes desapasionadamente, como si ya se hubiera acostumbrado a los
piquetes.

Durán
dijo que en resumidas cuentas, lo que buscan los organizadores de las protestas
es sindicalizar a sus empleados a la fuerza. "El caso es que ellos quieren que
yo meta una unión sin votación", declaró.

Mientras
observaba a los manifestantes, dijo que ni siquiera uno de los empleados del supermercado estaba
participando en la marcha. "Yo digo una cosa: si usted tiene un trabajo y usted
no se halla conforme, usted se va", comentó.

Los
coordinadores de la campaña indican que el supermercado podría tener que pagar
más de un millón y medio de dólares. Durán respondió que "si fuera esa cantidad
de dinero" habría que pagarle salario doble a cada empleado.

En cuanto
a la carta del
fiscal, Durán dijo simplemente: "yo tengo que esperar a que la investigación
pase".

"Si yo
debo, pues yo pago lo que es" pero "no quiero pagar lo que no debo", agregó.

Los
dirigentes del sindicato de empleados de tiendas RWDSU y de la organización Se Hace Camino Nueva York, que mantienen la campaña en Knickerbocker, dijeron que
todavía algunos de los 200 negocios en la avenida siguen sin pagar menos del
salario mínimo legal a sus empleados. Pero "el caso más grande sigue siendo el
de Associated", dijo Jeff Eichler, del RWDSU.