En EspaƱol Know Your Rights
Source: Noticia
Subject: Housing & Environmental Justice
Type: Media Coverage

Exigen justicia por vertidos ilegales en el Roberto Clemente

La comunidad sigue preocupada por el riesgo inminente al que están expuestos 

Con pancartas, tapabocas y velas encendidas se reunieron, la semana pasada, decenas de miembros de la comunidad de Brentwood, en las afueras de la entrada principal del clausurado Parque Roberto Clemente, en torno a una sentida vigilia para exigir a los gobernantes del Town de Islip que se haga justicia por lo ocurrido y, asimismo, que se tomen las medidas necesarias para limpiar todo el material tóxico que aún continúa en los predios del lugar.

La comunidad afectada manifestó continuamente su preocupación por el efecto silencioso para la salud de los residentes del área, a causa de los desechos tóxicos. “Tenemos temor por el peligro al que estamos expuestos por los desechos tóxicos que allí se encontraron”, dijo Frank Sprouse Guzmán, miembro de la organización Se Hace Camino Nueva York, gestores, junto a Comunidades Para el Cambio NY, de la vigilia.

Angelita Thompson es madre de cinco niños y tiene su casa justo al lado del parque. En la vigilia manifestó su preocupación por su salud y la de sus pequeños. “Es muy triste ver que el futuro de nuestros niños sea afectado por la negligencia de otros; quiero que haya justicia”, dijo.

Jóvenes residentes de Brentwood, quienes aseguran que pasaron la mayor parte de su niñez y adolescencia en este centro recreativo y de esparcimiento, expresaron su descontento e indignación por la situación. Marcy Suárez, de 18 años, contó que ella solía ir con sus hermanas y primas al Roberto Clemente desde que era una niña. “Ver este lugar así me entristece. Ahora los niños no tienen donde jugar y, además de eso, la comunidad está expuesta a tóxicos peligros”, dijo.

Adrienne Esposito, directora ejecutiva de Campaña Ciudadana por el Medio Ambiente, dijo en medio de la vigilia que “va a haber un desfile de expertos que hablarán de lo que está pasando y van a decir que todo está bien, que el aire está limpio y que el agua también lo está”, pero exhortó a la comunidad a que “no crean nada de esto”, que por el contrario se aseguren de saber, “qué es exactamente lo que pasó y que pidan muestras y cifras exactas que muestren los niveles tóxicos a los que estamos expuestos, porque esto no va a afectar la investigación”, aseguró.

“Esto es un problema de salud pública, es un problema de la comunidad, pero sobre todo es un asunto de justicia”, añadió Esposito, quien además pidió a la comunidad que “no estén tristes” y que, por el contrario, “se enojen y actúen”.

Micah Brown es otro joven residente de Brentwood, que expresó ante la comunidad su frustración por lo que está sucediendo con el parque.

“Este es el lugar donde mis amigos y yo vivimos muchas de nuestras primeras experiencias. Aquí le declaré mi amor a mi primera novia, también en este parque di mi primer beso y es muy triste ver lo que sucede”, expresó.

El Parque Roberto Clemente es uno de los lugares del Town de Islip donde se depositaron ilegalmente desechos potencialmente tóxicos. Otros sitios incluyen seis casas en Veterans Way en Islandia, un campo deportivo en Central Islip y humedales cerca de la avenida Brook, en Deer Park.

[Pare leer el articulo original clique aqui]