En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Frustración y Tristeza por La Decisión Senatorial

NUEVA YORK – Luego de horas, días y semanas de nerviosismo e intenso trabajo, los jóvenes soñadores que luchaban por la aprobación del DREAM Act tuvieron una respuesta del Senado: el DREAM Act seguiría siendo un sueño.

Cientos de jóvenes en Nueva York estaban atentos ayer al voto del Senado. Algunos se reunieron desde temprano en la mañana en Se Hace Camino Nueva York en su sede de Queens o New York State Youth Leadership Council (YLC) en Manhattan. Todos terminaron con el corazón roto, pero con ganas de seguir luchando.

"Es una mezcla de frustración, con enojo y tristeza, porque una vez más el Senado nos falló a nosotros y a la comunidad inmigrante. Muchos de nosotros arriesgamos nuestras vidas y la seguridad de nuestras familias saliendo públicamente a la calle, pero el Senado no reconoció eso", explicó Jaqueline Cinto, de YLC.

"Que el DREAM Act no haya pasado no significa que agarramos las maletas y nos vamos a otro país. La lucha sigue, no queda otra", explicó Natalia Aristizábal de Se Hace Camino.

El DREAM Act no logró los 60 votos que necesitaba. Solo tres republicanos votaron a favor y cinco demócratas votaron en contra: Max Baucus de Montana, Kay Hagan de North Carolina, Ben Nelson de Nebraska, Mark Pryor de Arkansas y Jon Tester de Montana.

"Definitivamente no vamos a olvidar a quienes no nos apoyaron en las siguientes elecciones", aclaró Daniela Alulema de YCL.

Muchos jóvenes comentaron con frustración que sentían que a los senadores no les importaban sus necesidades y les importaban más los juegos políticos.

"Este voto nos deja muy claro que los demócratas y republicanos que votaron en contra del DREAM Act votaron en contra los jóvenes latinos y sus familias", dijo Aristizábal.

Sin embargo, los jóvenes no se fueron al suelo. A solo pocos minutos de conocerse el resultado aparecían mensajes alentadores en Twitter llamando a los soñadores a seguir luchando.

"Perdimos una batalla, pero no perdimos la guerra. Vamos a seguir luchando por una reforma migratoria para todos. Sigo creyendo que este país es adonde pertenezco… Pero no sé qué va a ser de mí. Yo quiero ser alguien en la vida y no importa qué tan difícil sea, lo voy a lograr", dijo Guadalupe Gracida, de 18 años.

Diversos funcionarios públicos de la ciudad enviaron mensajes rechazando la votación del Senado y dando ánimo a los jóvenes indocumentados.

"El fracaso del Senado en pasar el DREAM Act es la última señal de que nuestro gobierno no puede siquiera tomar un primer paso adelante para arreglar nuestro sistema roto de inmigración. El voto muestra que tanto los demócratas y republicanos conservadores se niegan a poner primero los intereses del país y después los juegos políticos", dijo en un comunicado Héctor Figueroa, tesorero del sindicato 32BJ.