En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Health Justice & Access
Type: Media Coverage

Garantizan Intérpretes en Hospitales

Nueva York — Desde ayer, el idioma ya no será un problema al momento de ir a un hospital, hablar con un médico, entender un diagnóstico y seguir un tratamiento adecuadamente.


Estos derechos, básicos para todas las personas, finalmente serán garantizados gracias al trabajo de años de distintos grupos proinmigrantes y de derechos humanos, liderados por la Coalición de Inmigrantes de Nueva York.


“Nunca sentí que el doctor comprendía cómo me sentía. Tenía miedo de ir al hospital”, dijo (Make the Road by Walking member) Irania Sánchez, cuya salud corrió peligro porque los médicos malinterpretaron la explicación con señas de sus síntomas.


Para que testimonios como el de Irania no se repitan, el Departamento de Salud de Nueva York adoptó ayer nuevas regulaciones que establecen procedimientos claros para garantizar el acceso a todas las personas a una salud de calidad, incluyendo a las personas que no hablan inglés o tienen impedimentos auditivos o visuales.


“Desde hoy los neoyorquinos recibirán la asistencia médica que necesitan, sin el miedo a no ser entendidos o a no entender el diagnóstico”, dijo William C. Thompson, contralor de Nueva York.


Todos los hospitales privados y públicos del estado tendrán que establecer un Programa de Asistencia del Lenguaje que asegure que todos los pacientes puedan acceder y entender todo lo que les sucede en el hospital.


Los hospitales tendrán que proveer asistencia lingüística a través de intérpretes en todos los lenguajes que representen más del uno por ciento de los pacientes del hospital.


Ese servicio deberá estar disponible en menos de 20 minutos a un paciente regular y menos de 10 a un paciente de urgencia.


Además, el hospital debe dar material escrito de las instrucciones y formularios en el idioma que el paciente lo establezca, y documentar en la ficha del paciente qué idioma es el de su preferencia.


La Coalición de Inmigrantes de Nueva York también anunció que luego de una investigación realizada por el fiscal general de Nueva York cuatro hospitales que habían recibido una demanda en el 2005 por atentar contra los derechos humanos de sus pacientes por no contar con servicios en sus idiomas, debieron llegar a un acuerdo.


Se trata de los centros médicos de Flushing, Jamaica y Brookdale y contra el centro médico St. Vicent’s en Staten Island.


“Todos los hospitales reconocieron la importancia de proveer a sus pacientes con asistencia en su idioma”, dijo Natalie Williams, jefa de la oficina de derechos humanos del fiscal general.


Adam Gurvitch, de la Coalición de Inmigrantes, manifestó su alegría porque el Departamento de Salud entendiera la necesidad de estas medidas en una ciudad donde cerca de dos millones de personas no hablan inglés.