En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Gradualmente Gana Impulso

Nueva York — El 10 de marzo, en Chicago, decenas de miles de personas -100 mil según la policía- salieron a protestar en contra de las políticas de mano dura contra los inmigrantes que se han estado discutiendo en Washington.

El jueves pasado, más de 10 mil personas protestaron en Milwaukee.

El viernes, 20 mil marcharon en Phoenix, en lo que se describe como la manifestación más grande que ha ocurrido jamás en esa ciudad.

El sábado, más de 50 mil marcharon en Denver. Ese mismo día en Los Ángeles, 500 mil personas, en otra protesta que dominó los titulares. Y días antes, miles de estudiantes salieron de sus escuelas a protestar.

¿Por qué ninguna de estas protestas multitudinarias ha tenido lugar en Nueva York, ciudad nata de inmigrantes, el puerto de la Estatua de la Libertad y de Ellis Island? Y una ciudad que sí ha visto protestas grandes, como la célebre manifestación contra las armas nucleares que congregó a unas 700 mil personas en el Parque Central en 1982.

La respuesta que dieron varios activistas entrevistados sobre este tema fue una variante de "espérate que allá vamos", mencionando las protestas que se avecinan en los próximos días. Además de la manifestación que ya han anunciado grupos religiosos y comunitarios para este sábado 1ro. de abril, se planea otra en Battery Park la tarde del 10 de abril.

Ese segundo evento es parte de un día nacional de acción sobre la inmigración, que cuenta con el apoyo de muchos sindicatos. "Esto va a ser grande, y va a ser de todo el país", dijo ayer Héctor Figueroa, de la local 32 B-J del sindicato SEIU.

Figueroa dijo que los organizadores están trabajando para asegurar que no se trate de una protesta que sea sólo de la comunidad hispana, o sólo de la comunidad asiática, sino que involucre a todas las comunidades.

La actividad se estuvo coordinando el lunes por la noche en la sede del sindicato 1199. Los organizadores dijeron que no se ha dado aún publicidad al evento por varias razones, incluyendo el hecho de que va a haber la marcha de este sábado, y que todavía no se han coordinado todos los detalles.

Aún si las protestas del 1ro. ó el 10 de abril llegaran a tener multitudes como las que hubo en otras ciudades, ¿por qué Nueva York no llevó la delantera?

Las respuestas dadas van desde la relativa juventud de muchas de las comunidades inmigrantes en Nueva York hasta las diferencias estratégicas entre las organizaciones activistas.

Uno de los entrevistados, el sindicalista mexicano Manuel Guerrero, dijo que la comunidad inmigrante latina es más antigua en California y la costa oeste, con organizaciones "más fuertes, más sólidas". Y de todas maneras, Guerrero piensa que aparte de las marchas hay que tomar una acción más radical, y que los inmigrantes deberían boicotear la economía por un día, dejando de trabajar.

Algunos activistas dijeron que simplemente no ha habido suficiente impulso aún en la comunidad inmigrante neoyorquina. "No nos hemos puesto las pilas", dijo Rafael Sención, del Congreso Nacional Dominicano, quien participó en la marcha organizada por la comunidad quisqueyana el domingo.

"Yo creo que estamos un poco como divididos, y no estamos siendo solidarios", dijo Nieves Padilla, de Se Hace Camino al Andar. "Sería muy lindo que todos nos uniéramos y saliéramos con una sola voz", agregó Padilla, pero dijo que hay que tomar en cuenta que la comunidad inmigrante neoyorquina "es mucho más diversa, y como que cada uno está metido en su papel".

"Ha habido un poco de dispersión dentro del movimiento", dijo Miguel Ramírez, del Centro Cuzcatlán. Ramírez también mencionó la necesidad de unir a los grupos de diversos orígenes.

Figueroa, de la local 32 B-J, dijo que Nueva York es un desafío para organización. La marcha de Los Ángeles, dijo, fue sobre todo latina, con el poder de una comunidad más homogénea. "Aquí tenemos chinos, polacos, irlandeses, africanos, afrocaribeños, hispanos", dijo. "No hay un vehículo único para dirigirse a todo ese espectro".

Además, dijo que por la cercanía de Nueva York a Washington, muchos organizadores han estado concentrando sus energías en ir a la capital para cabildear personalmente en el Senado, en lugar de lanzarse a las calles.