En Español Know Your Rights
Source: el Sentinel.com
Subject: Youth & School Programs
Type: Media Coverage

Inmigrantes piden ayuda con idioma

Las personas que no hablan inglés siguen encontrando barreras en Nueva York, a pesar de la existencia de una ley que garantiza el apoyo lingüístico a los inmigrantes.

Así lo revela un estudio realizado por las organizaciones Make the Road New York y New York Inmigration Coalition.

Las asociaciones de inmigrantes aseguraron en un comunicado esta semana que falla la ayuda prometida por esta ley, firmada por el Ayuntamiento de Nueva York, por la que las instituciones de la ciudad deben proveer de intérpretes y documentos traducidos a aquellos que no dominen el inglés.

Esta legislación, que regula el acceso a servicios lingüísticos, fue aprobada hace dos años por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, para ayudar a los ciudadanos que hablan poco o nada de inglés, en una ciudad donde se hablan más de 100 lenguas.

Los idiomas en los que se ofrecen servicios son español, chino, ruso, coreano, italiano y creole.

Se calcula que uno de cada cuatro neoyorquinos tiene problemas para entender o comunicarse en inglés, lo cual dificulta su interacción con la administración de la ciudad.

Según este informe, los hispano hablantes serían los que se encontrarían en mejores condiciones puesto que son lo que más ayuda reciben por parte de la administración, a pesar de que aún se encuentran con barreras comunicativas "significativas".

Así, la mitad de los hispano hablantes aseguran que reciben formularios e instrucciones en español cuando acuden a las oficinas de la ciudad, mientras que los miembros de otras comunidades reciben menor apoyo y sólo uno de cada cinco afirma recibir material traducido.

El informe señala que las tres oficinas principales de la ciudad: la Administración de Recursos Humanos, el Departamento de Policía y el Departamento de Conservación de Vivienda y Desarrollo, fracasan en la prestación de servicios lingüísticos a la comunidad inmigrante.

La conclusiones del informe señalan que la Administración de Recursos Humanos no provee de asistencia a 44 por ciento de la población encuestada, mientras que en el caso del Departamento de Conservación de la Vivienda y Desarrollo el porcentaje se eleva hasta 61 por ciento.

El departamento de policía dejó insatisfechos a 67 por ciento de los encuestados.

Uno de los problemas principales para hacer efectiva la ley es la señalización deficiente que no permite que aquellos que se podrían beneficiar de los servicios lingüísticos conozcan su existencia, aseguraron las asociaciones.

Para Javier Valdés, director de Make the Road New York, cuando Bloomberg firmó está ley estableció "un compromiso" para que los dos millones de neoyorquinos que todavía están aprendiendo inglés puedan acceder en igualdad de condiciones a servicios básicos.

Sin embargo, pasados dos años desde su aprobación, "demasiadas familias inmigrantes siguen sin poder tener acceso a beneficios vitales que podría poner comida en sus mesas, o que sus hijos reciban cuidados médicos", explicó Valdés en un comunicado.

La comunidad más perjudicada, según el informe de las asociaciones, sería la asiática que recibe un "pobre servicio".

Según aseguró en un comunicado el director ejecutivo del South Asian Council for Social Service, Sudha Acharya, en muchos casos se les invita a traerse su propio intérprete cuando la administración debería proporcionarlo.

Los hispano hablantes son los que más ayuda reciben de la ciudad.