En Español Know Your Rights
Source: Univision
Subject: Education Justice
Type: Media Coverage

Las escuelas que están tratando de conquistar a los padres latinos

Dos mujeres hablan juntas en el lanzamiento de la Escuela Comunitaria en Bushwick Campus. Se Hace Camino NY

El año pasado, durante la temporada de postulación a la universidad, los directivos de una escuela secundaria en Bushwick, Brooklyn, descubrieron un problema con los formularios de una alumna latina.

“La estábamos ayudando a rellenar todas sus postulaciones a la universidad”, dice Jessica Taube, la directora de escuela comunitaria para Bushwick Campus, “cuando descubrimos que su estatus de DACA [la acción ejecutiva de Barack Obama, que ofrece aplazamiento de deportación para algunos inmigrantes] se había vencido”.

La alumna no tenía idea, dice Taube, y su tiempo se acababa. Necesitaba tener sus papeles en regla antes de postular a la universidad. Pero Taube, junto con sus colegas en la escuela y de Se Hace Camino NY (una organización comunitaria que se enfoca en la inmigración y otros temas que afectan a los latinos) le ayudaron a renovar su DACA. Entre otras cosas, la contactaron con abogados de inmigración, lo que aceleró el proceso. Finalmente, dice Taube, sí pudo renovar su estatus migratorio y terminar su postulación a la universidad.

Este tipo de apoyos se han transformado en algo común en cuatro escuelas secundarias en Bushwick, Brooklyn. Estas, junto a otras de la ciudad, son conocidas como “escuelas comunitarias”, un programa iniciado por el alcalde de Nueva York Bill de Blasio en 2014. El programa conecta ciertas escuelas con organizaciones comunitarias que ofrecen recursos y programas adicionales para ellos, como sucede con Se Hace Camino NY en Bushwick.

El programa de Nueva York está basado en programas ya en existencia en varias ciudades, y en la misma ciudad ya existían algunas escuelas similares. Durante su campaña, Bill de Blasio visitó a instituciones en Cincinnati, donde existe un programa similar.

“La estrategia de escuelas comunitarias ha ganado fuerza a través del país y, mientras Nueva York construye un modelo nacional, hemos compartido ideas y aprendido junto a nuestros colegas de Chicago y Oakland”, dice Chris Caruso, director de esta iniciativa para el Departamento de Educación de Nueva York.

Community School Buttons (Se Hace Camino NY)

Originalmente, las 94 escuelas más necesitadas fueron parte del programa. Pero ahora el programa se ha expandido a 130 escuelas, todas asociadas con alguna organización en la ciudad que las ayuda “dar apoyo social y emocional a los estudiantes, aparte de hacer instrucción académica”, dice Jeremy Kaplan, director de Phipps Houses, una organización comunitaria que trabaja con varias escuelas en El Bronx.

En cada escuela ofrecen diferentes tipos de apoyo, como servicios de salud mental, doctores y enfermeras, programas extracurriculares de apoyo a los estudios y de deportes, además eventos para toda la familia, incluyendo los padres.

Para las comunidades latinas, estos servicios pueden tener un impacto particularmente fuerte.

“A mi papá, [el modelo de escuelas comunitarias] lo ha ayudado mucho”, dice Eliyah Rivandeneira, un alumno de 17 años en el Brooklyn School for Math and Research en Bushwick. “En Se Hace Camino NY le ayudaron a conseguir seguro de enfermedad en Nueva York, lo que no podía hacer antes”, dice. Esta misma organización tiene talleres bilingües que enseñan cómo postular al seguro de salud y también ofrecen citas con abogados de inmigración para ayudar con postulaciones de DACA y casos de deportación.

“La escuela le ayudó a mi mamá porque le dieron información sobre los abogados de inmigración, lo cual creó oportunidades para nosotros que no existían antes”, dice Olga Almanazar, un estudiante de 19 años en su último año en el Academy of Environmental Leadership en Bushwick.

Community School Bushwick Launch (Se Hace Camino NY)

Esto viene también a solucionar otro problema: la participación de los padres latinos en las escuelas en todas partes del país. Especialmente si no ofrecen servicios bilingües, muchas veces se sienten aislados. Es más, si los padres son indocumentados, pueden sospechar o sentir temor de cualquier institución pública, incluso las escuelas.

Esto puede terminar afectando el rendimiento escolar, ya que dificulta la incorporación de los padres en el proceso educativo. Varios estudios han encontrado que la participación de los papás mejora la asistencia y rendimiento académico de sus niños.

La falta de participación contribuye a los bajos rendimientos de los estudiantes latinos. Sus índices de graduación son más bajos que los estadounidenses blancos y de origen asiático y, en algunos estados, llegan a estar tres años atrasados respecto a los resultados de sus exámenes de lectura.

En Nueva York, todavía es muy temprano para saber si estas escuelas comunitarias marcarán una diferencia en los puntajes de lectura y matemáticas para estos alumnos. Pero los índices de asistencia ya han mejorado desde que el programa comenzó, explica Caruso.

Lo que sí se puede ver es la diferencia en el ambiente de estas escuelas comunitarias. “Lo que yo veo en la escuela es que los estudiantes quieren estar aquí”, dice Taube. “Tenemos tantos alumnos entrando a la oficina, preguntándonos sobre las clases de natación que ofrecemos, sobre las programas para sus papás. Es algo muy distinto a lo que existía antes”, concluye.

Para ver al articulo original, haga un clic aqui.