En Español Know Your Rights
Source: EFE
Subject: Health Justice & Access
Type: Media Coverage

Las minorías siguen enfrentando el mayor índice de problemas de asma en Nueva York

La ciudad de Nueva York tiene la tasa de hospitalización por asma más alta de la
nación y afecta de forma desproporcionada a las minorías, que viven en las zonas
más deprimidas de la Gran Manzana.

Las cucarachas, ratones y moho en muchos apartamentos habitados por latinos y
otras minorías aumenta los casos de asma, según estudios médicos, pero el código
de vivienda que regula la ciudad no considera la presencia de esas sabandijas un
asunto que debe resolverse con prioridad, advirtió hoy la **Coalición para
Viviendas Libres de Asma
, que presentó el estudio.

El estudio revela, basado en datos de 2008 del Censo, que entre el 50 y el 61
por ciento de las querellas por cucarachas en los apartamentos se produjeron en
los sectores de Washington Heights e Inwood; el sur de El Bronx; Jackson Heights
y Corona en Queens; Bushwick, Beford Styvesant y Crown Heights en Brooklyn, con
mayoría latina.

El activista Artemio Guerra, miembro de la Coalición, comentó a Efe que las
hospitalizaciones por asma en niños de familias de escasos recursos económicos
son tres veces mas altas que en las áreas donde viven familias con más recursos
económicos.

Según el estudio, alrededor del 22 por ciento de los niños en vecindarios de
bajos ingresos en Nueva York sufren de asma en comparación con el 14 por ciento
de los niños de familias con ingresos económicos altos.

En 2003, 4,8 de cada 100 niños con asma de vecindarios pobres fueron
hospitalizados, comparado con el 2,3 de cada 100 niños en vecindarios de
familias con mejores ingresos económicos.

El problema de asma, el 80 por ciento causada por alergias, según el estudio,
conlleva un alto porcentaje de ausentismo escolar.

"Los niños que crecen en El Bronx -un condado de mayoría hispana en Nueva
York- son más vulnerables al asma que cualquier otro niño en EEUU y están más
expuestos a las infecciones por cucarachas", aseguró Guerra y agregó que estas
situaciones ocurren "en condiciones deplorables de vivienda" como hoyos en
paredes, techos con goteras, basura acumulada, entre otros problemas.

"Existe evidencia que el humo del tabaco, la contaminación, las células
muertas que se desprenden de la piel de gatos y ácaros" exacerban también la
condición de asma.

En los adultos, las cifras son similares. El 15 por ciento de adultos de
bajos ingresos han sido diagnosticados con asma comparado con el 10,8 por ciento
de adultos con ingresos económicos altos.

"Estamos hablando de años de problemas estructurales en las viviendas",
indicó además Guerra, que acudió a la conferencia de prensa en las escalinatas
de la Alcaldía junto a otros activistas, de la Coalición para Viviendas Libres
de Asma, la defensora del pueblo Betsy Godbaum y la concejal Rosie Méndez.

También asistió un nutrido grupo de latinos, afectados por problemas de
vivienda, con carteles que en los que se leían "el asma está matando a nuestra
gente" y "No más moho, no más asma" y que pidieron al Concejo de la ciudad que
dé paso a un proyecto de ley que calificaría como prioritario de resolver la
presencia de sabandijas y moho en los apartamentos.

Si el proyecto se aprobara, se enmendaría el código de vivienda de la ciudad
para elevar la categoría del problema, lo que obligaría al dueño del edificio a
prestarle atención en un plazo de 24 horas, explicó la concejal Méndez, autora
del proyecto junto con Godbaum..

Méndez indicó además que si en un periodo prudente el dueño de la vivienda no
resuelve el problema, la ciudad lo haría y le facturaría el coste de la
reparación.

Explicó que el proyecto de ley, presentado el año pasado, cuenta con el apoyo
de 25 concejales, sin embargo, aún no ha sido asignado para audiencias
públicas.

Agregó que la misma prioridad que la ciudad dio a los temas de la obesidad y
diabetes en la población, la debe dar a este asunto.

Godbaum destacó, por su parte, que se trata de un asunto de salud pública y
que nadie con asma debe vivir en apartamentos que no reúnan las condiciones
sanitarias adecuadas.

Evelyn Peralta, una madre de Brooklyn, contó cómo su niño, que padece de
asma, fue mordido por un ratón en su apartamento, mientras que Víctor Rosario,
biólogo, habló de los efectos secundarios que causan los medicamentos para el
asma y mencionó entre ellos el insomnio, depresión y problemas cardiovasculares.

**Se Hace Camino (MRNY) esta un miembro de la Coalicion.