En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Legisladores y Activistas Coinciden en Washington

WASHINGTON
— El liderazgo republicano de la Cámara de Representantes anunció ayer que
dedicará las próximas semanas a medidas enfocadas en seguridad y controles
fronterizos asestando un golpe a la reforma integral al menos de momento,
aunque enfatizaron que las pláticas con el Senado “continúan”.

“Nuestras fronteras son un colador y
estamos en guerra y ciertamente tenemos que actuar como si estuviéramos en
guerra. Tenemos que cerrar nuestras fronteras”, declaró en rueda de prensa el
presidente de la Cámara Baja, Dennis Hastert, republicano de Illinois.

Hastert agregó que la medida
integral que avanzó el Senado y que debía conciliarse con el proyecto HR4437 de
la Cámara Baja no asegura las fronteras y le corresponde al organismo que él
preside avanzar medidas a tales efectos.

Los líderes republicanos se
reunieron con los presidentes de los comités que condujeron audiencias durante
el receso del Congreso y anunciaron además que la semana entrante se llevará a
cabo una audiencia sin precedentes presidida por el liderazgo y en la cual los
presidentes de los paneles presentarán recomendaciones de seguridad recabadas
en el transcurso de las audiencias.

El anuncio se produjo mientras una
coalición de grupos nacionales y locales convergió en las inmediaciones del
Capitolio para demandar una reforma integral con una vía de legalización.

Al cierre podía verse un nutrido
grupo pero aún no se ofrecían cálculos.

Un inmigrante salvadoreño de 26 años
de edad entrevistado por este diario lamentó el anuncio de los líderes
republicanos “porque se pueden hacer las dos cosas a la vez, asegurar la
fronteras y legalizar a los que estamos trabajando”.

“Nosotros no somos criminales.
nosotros no tiramos las Torres Gemelas (el 11 de septiembre de 2001). A Estados
Unidos le conviene saber quién está aquí”, indicó.

El
joven atribuyó la escasa asistencia a los eventos de los pasados días al temor
a las deportaciones, pero exhortó a la comunidad inmigrante a no temer porque
ahora más que nunca, dijo, “hay que seguir presionando”.