En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Housing & Environmental Justice
Type: Media Coverage

Malos Caseros Contra la Pared

Malos Caseros Contra la Pared
04/13/2007
Por Judith Torrea

The legislation that is now known as the “Safe Housing Act” was spearheaded by Make the Road by Walking, City Council Members, and other community organizations. We have been active for over two years in bringing about the passage of the bill formerly called the “Healthy Homes Act”. 

 

La salvadoreña María Quintanilla podría dejar de vivir atrapada en un apartamento, donde desde hace 17 años ha aprendido a convivir con ratas, un agujero en su bañera y las chispas de la electricidad cuando enciende la luz, entre otros desperfectos. Y aunque ha tratado de irse de él- por el que paga 550 dólares al mes-, no ha podido encontrar otro que se ajuste a su presupuesto de cuidadora de ancianos, en el que gana 9.60 dólares por hora.  

“Sólo espero que aprueben la ley antes de que me muera en un incendio o se le caiga encima la ventana a alguna persona que pase por la calle”, dijo Quintanilla, de 48 años, y vecina de Bushwick, en Brooklyn, la zona de la ciudad donde los edificios se encuentran en peores condiciones, según el NYC Department of Housing Preservation and Development (HPD)

En el de Quintanilla, situado en el 198 de Knickerbocker Avenue, se registran 110 violaciones, 85 de ellas de clase B y 5, de C, según datos de HPD. 

La esperanza de esta madre de familia se encuentra en la propuesta de ley que ayer introdujo al Concejo de la ciudad la portavoz Christine Quinn, acompañada de la edil demócrata por Brooklyn Letitia James, entre otros. La propuesta no sólo cuenta con el apoyo de grupos a favor de los inquilinos, el Concejo, el alcalde e incluso de la Rent Stabilization Association (RSA), una organización que representa a propietarios de vivienda. 

“Estamos seguros de que va a convertirse en ley. Y aunque por ahora vamos a atender anualmente los 200 peores edificios, estamos dando el mensaje a los dueños que vamos a actuar”, dijo James, tras la rueda de prensa.  

De convertirse en ley, los propietarios que acumulen más de 27 violaciones de tipo B (cucarachas, detectores de humo defectuosos, fugas menores de agua), y C, (falta de agua caliente, electricidad, ratas, ect.) en su edificio, en los últimos dos años, con una media de cinco violaciones en cada apartamento, serán obligados con más fuerza a solucionar estos problemas y las causas que los originan. Si no lo hacen, HPD realizaría las reparaciones que cobraría al dueño. Si en última instancia éste no atiende los problemas ni paga lo que debe a la ciudad, perdería su propiedad, que pasaría a manos del municipio. 

“Los inquilinos de la ciudad de Nueva York nunca más deben sentir que sus quejas llegan a oídos sordos. Este acuerdo es histórico y vamos a conseguirlo”, afirmó Quinn.  

Siguiendo atentamente la conferencia de prensa -en la que participaron varios grupos de la comunidad como New York Immigration Coalition o Se Hace Camino al Andar– Frank P. Ricci, representante de los propietarios en la organización RSA, expresó su conformidad con la propuesta de ley.  

“No queremos propietarios con edificios que se encuentren en malas condiciones. La mayoría de los edificios en la ciudad están bien, y esta ley sólo afecta a 200 al año”, señaló Ricci. 

El presidente del Comité de Viviendas, Erik Martin Dilan, dijo que la ley ayudaría a dar dignidad a miles de familias de Nueva York que viven en condiciones infrahumanas.