En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Language Access
Type: Media Coverage

Mejora atención en español en hospitales

Las personas que sólo hablan español tienen cada vez un mejor
acceso a servicios de salud en algunos hospitales de la ciudad, según
un estudio revelado ayer por varias organizaciones de inmigrantes de la
ciudad.

El estudio no científico basado en 617 entrevistas con pacientes de 10
hospitales públicos y privados (529 de ellas hechas en español) muestra
que cada vez menos pacientes de habla hispana tienen que recurrir a
familiares o conocidos para que les sirvan como interprete y cada vez
más este servicio les es ofrecido por los hospitales.

“Esta ha sido una lucha muy larga y lo que estamos viendo es que por
fin se están viendo los resultados”, dijo Ana María Archila de Se Hace
Camino Nueva York
, una de las organizaciones que, junto a la Coalición
de Inmigrantes de NY
y la Asociación Coreana de Servicios Comunitarios,
recolectaron los datos.

Un 79 por ciento de los entrevistados dijo haber recibido traducción de
un médico o un intérprete del hospital, mientras que en 2004, de
acuerdo con un estudio similar, sólo el 29 por ciento dijo haber podido
comunicarse con el personal médico en su idioma.

Varios estudios han mostrado que la buena comunicación entre pacientes
y médicos permiten diagnósticos más acertados y reducen los riesgos de
errores médicos, en ocasiones fatales.

Según las organizaciones que participaron en el estudio, la mejoría
es en parte el resultado de nuevas regulaciones introducidas por el
estado en 2006 y las cuales hacen obligatorio el servicio bilingüe a
cualquier paciente que lo pida.

En Nueva York dos millones de personas tienen un uso limitado de inglés.

“Estos reportes nos ayudan a detectar posibles fallas y enfocar nuestros esfuerzos para prestar un mejor
servicio a todos los pacientes”, dijo Miguel Arenas, Director de
Servicios a los Pacientes del Hospital Beth Israel, uno de los centros
médicos estudiados.

La mejoría
en los servicios hace que cada día sean menos comunes casos como el de
Aida Torres, una mujer hispana cuya hija sufre de retardo mental y tuvo
que ser operada en 2005 por fibromas en el útero en el College Hospital
de Long Island.

“Yo no entendí que tenía mi hija por lo que tuve que pedirle a una
persona del aseo del hospital que me tradujera pero tampoco entendió”,
dijo Torres. “Al final tuvo que venir una comadre que estaba lejos para
explicarme”.

El estudio encontró que la satisfacción de los pacientes por el servicio en español fue mejor en los hospitales públicos que en los privados.