En EspaƱol Know Your Rights
Source: La Raza
Subject: Profiles of MRNY
Type: Media Coverage

No todo lo que brilla es oro. Alto al programa 421a

Cuando yo era pequeño, mi abuela siempre me decía que tenía que tener cuidado y que “no todo que brilla es oro”. Ahora como padre de tres niños, recuerdo muy bien ese dicho de mi abuela y lo utilizo con mis hijos para explicarle que aunque algo puede parecer perfecto y bonito, esa perfección es sólo apariencia y la realidad podría ser distinta.

Varias semanas atrás, los miembros en la organización que yo dirijo estaban discutiendo un programa que se empezó en los años 1980’s para fomentar vivienda asequible en la Ciudad de NY. El programa se llama 421-a y su propósito es dar una rebaja de impuestos para desarrollar vivienda en Nueva York.

En esa discusión, una líder de nuestra organización se paró y dijo refiriéndose a este programa “no todo lo que brilla es oro”.

El programa de vivienda 421a es el más grande de la ciudad, bajo el cual, la mayor parte del impuesto a la propiedad de los edificios de apartamentos de nueva construcción se aplicará a los períodos de 10 a 25 años.

Cada año, este programa le cuesta a la ciudad más de $ 1 mil millones en ingresos perdidos –mucho más que todo el presupuesto del Departamento de Preservación de la Vivienda y el Desarrollo (HPD), que hace cumplir el código de vivienda, apoya el desarrollo de nuevas viviendas y distribuye 33,000 cupones federales de Sección 8 .

Los mil millones de dólares perdidos por 421a -sería suficiente para financiar 100,000 nuevos cupones de alquiler similares a la Sección 8, y por lo tanto proporcionar vivienda a muchas de las personas más pobres de la ciudad. En cambio, el dinero se reparte más de 160,000 apartamentos, de los cuales probablemente menos del 10% son “asequibles” – significado, este último suelen tener rentas limitadas para adaptarse a los presupuestos de los hogares con ingresos de alrededor de $ 45,000 para una familia de tres.

Así que en lugar de ayudar a los 100,000 de los hogares más pobres, el dinero va a menos de 16,000, que viven un poco por debajo de la renta mediana de la ciudad.

Este programa es tan absurdamente ineficiente que sólo la política proporciona una explicación para ello. Ya en 1971, cuando la ley fue escrita, la construcción residencial privada en la ciudad se había derrumbado – y legisladores pensaron, que era necesario un subsidio fiscal para contrarrestar la desconfianza de los inversores.
Ahora 421a expira el 15 de junio, y una vez más se habla de juguetear con los requisitos de accesibilidad. Una vez más, la poderosa industria de bienes raíces de la ciudad intentará mantener vivo el programa con reformas mínimas.

Una solución podría ser la creación de un crédito fiscal que los desarrolladores deben solicitar, al igual que ahora se aplican para el Crédito de Impuestos por Vivienda de Bajos Ingresos. La ciudad decidiría cuánto crédito para ofrecer a cada año, establecer normas para determinar el mejor uso de los créditos y los premios a los proyectos de desarrollo que consideren mejor de acuerdo a esas normas.

Ha llegado el momento para decir basta y terminar con este programa.

Para ver el articulo original, haga un clic aqui.