En EspaƱol Know Your Rights
Source: AOL Noticias
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Nueva York empieza a promover el voto latino

Organizaciones no partidistas de Nueva York empezaron a impulsar una mayor participación de los hispanos con miras a las elecciones generales de noviembre. La iniciativa promueve movilizar a los hispanos para que se registren y salgan a votar, con la premisa: es el único medio de lograr avances para la comunidad en todos los órdenes.

“Nuestra experiencia muestra que un esfuerzo al margen de los partidos políticos, pero bien diseñado, puede aumentar la participación de los latinos y afroamericanos en las elecciones, aún en zonas marginadas donde históricamente la gente no ha salido a votar”, dijo en entrevista para AOL Latino Daniel Altschuler, coordinador de la organización La Mesa Cívica de Long Island.

Altschuler se refiere al papel de esta organización en las elecciones de noviembre pasado en el condado de Suffolk Long Island donde lograron registrar y movilizar a cientos de votantes alcanzando una participación histórica.

La Mesa de Participación Cívica, es una coalición de organizaciones comunitarias entre las que constan: Make the Road New York, Comunidades para el Cambio de Nueva York, el Centro de Refugiados Centroamericanos y la Alianza de Inmigrantes de Long Island, las cuales trabajaron para aumentar la participación ciudadana en comunidades de clase obrera de hispanos y afroamericanos.

El esfuerzo logró movilizar casi 20.000 votantes en Brentwood y Central Islip, un aumento de 16.5 por ciento comparado con el número de votantes registrado en el 2007.

De acuerdo con Altschuler, “Las comunidades pueden ser distintas, pero la lección es igual: es posible movilizar el voto en estas comunidades”.

Altschuler escribió una columna editorial para el periódico neoyorquino Newsday donde aseveró que es posible llegar y motivar a los votantes de la clase trabajadora sugiriendo que la experiencia en Long Island se la puede repetir en la ciudad de Nueva York, donde, “el voto hispano tiene que ser una alta prioridad”.

Con las elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina, la importancia del voto hispano nuevamente acapara la atención. En 2008 el 67 por ciento de los hispanos votaron por Obama y fueron cruciales para que ganara la presidencia.

En 2012 es menos previsible sobre a cuál de los dos candidatos le favorecerá el voto hispano.

Desencantados por el presidente demócrata que no cumplió la promesa de concretar la reforma migratoria, los hispanos tampoco se sienten identificados con el partido republicano bajo cuyo liderazgo, en los últimos cuatro años, se ha promovido las leyes antiinmigrantes más radicales que se tenga memoria en Estados Unidos.

“La mejor herramienta de movilización es el contacto directo en un lenguaje que conecte lingüística y culturalmente con los grupos de votantes no tradicionales”, dijo el analista político Luis E. Montes, consultado por AOL Latino.

Montes coincidió en que durante la última década los esfuerzos para movilizar votantes han mejorado pero aun no son suficientes.

“Los presupuestos destinados a esos esfuerzos tampoco son óptimos, no obstante, los resultados demuestran que los grupos reaccionan positivamente al “engagement” (compromiso)”, aseguró Montes.

“Queremos que todas las organizaciones y los hispanos en general comprendan, que dado los graves asuntos que enfrenta nuestra comunidad y el aumento increíble de su población como lo demostró el Censo, el 2012 es el año en el que debemos mostrar la mayor organización y fuerza en las urnas”, dijo de su parte Lillian Rodríguez-López presidenta de la Federación Hispana.

La población hispana a nivel nacional aumentó 43 por ciento, pasando de 35.3 millones de personas que había en el 2000 a los actuales 50.5 millones de acuerdo con el Censo 2010. Casi el 69 por ciento de la población latina total vive en cinco estados: California, Texas, Nueva York, Florida y Nueva Jersey.

Rodríguez-López destacó que, “La Federación Hispana, sobre una base no-partidista, sigue registrando nuevos votantes cada semana. También estamos desarrollando la capacidad de la participación cívica de los votantes a través de internet y las redes sociales”.

De acuerdo a Rodríguez-López, en las elecciones se debe mostrar evidencia de los aspectos críticos de la comunidad hispana en términos de la economía, el empleo, la creación de riqueza, la vivienda, la educación y la inmigración.

“Estos son los grandes temas que definen la problemática hispana que deben ser entendido claramente por los candidatos de ambos partidos. Quiero hacer énfasis en que las organizaciones no lucrativas latinas necesitan ser apoyados en esta labor”, resaltó Rodríguez-López.

Los hispanos han ido progresivamente aumentando su participación en las elecciones. Como inmigrantes, su incorporación al proceso ha sido menor en comparación con otros grupos de la población.

El largo camino para regularizar su estatus y luego alcanzar la ciudadanía estadounidense a más de la barrera del idioma, hace que muchos hispanos se excluyan y sean apáticos a la hora de decidir registrarse para votar, con lo cual, también están cerrando las puertas a ser tomados en cuenta.

A Juicio de Luis E. Montes, “La comunidad hispana está preocupada por trabajos, mejorar la economía, educación e impuestos, además de inmigración. En consecuencia, no salir a votar en el 2012 es dejar en manos de otros la decisión sobre los asuntos que nos impactarán por los siguientes 4 años. Los hispanos deben salir a votar por nuestro propio bienestar”.

“Si bien el asunto migratorio es algo que nos diferencia de los demás grupos de votantes, rara vez aparece en las encuestas como el asunto más importante en las prioridades de los hispanos”, subrayó Montes.

Hispanos a ganar representación en redistribución de distritos electorales:

De otra parte, atendiendo a los resultados del Censo del 2010 se está procediendo a la redistribución de los distritos electorales, un proceso complejo en el que se toma en cuenta el voto de los residentes.

A nivel nacional se deben configurar los nuevos distritos electorales para las elecciones de este año. De acuerdo al Censo hay por lo menos 118 distritos existentes donde más de una quinta parte de la población es hispana. De esos 118 distritos donde el voto hispano tiene peso, más de 90 están en California, Texas, Florida y Nueva York.

En Nueva York si bien el Censo determinó que disminuyó la población, los hispanos mantuvieron un ritmo de crecimiento sostenido, lo que significa que en las áreas donde la población de otros grupos disminuyó, los hispanos deben ganar en representación.

El respecto Daniel Altschuler puntualizó, “Es imprescindible que el aumento de la población latina en Nueva York sea reflejado en el proceso de redistribución de distritos en todo el estado”.

“Este proceso tendrá un impacto fuerte en el sistema de representación, a nivel estatal y hasta federal, por los próximos diez años”, asegura Altschuler.

“Si surgen propuestas que pretenden disminuir el poder electoral de las comunidades latinas, los grupos que abogan por estas comunidades tendrán que dar una respuesta fuerte y unida”.

Altschuler observó que en estados como Ohio y Florida, los conservadores han aprobado leyes de identificación de los electores orientadas a privar del derecho al voto de las minorías, principalmente entre hispanos y negros. Grupos defensores de los derechos civiles como la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), han empezado a organizarse para defenderlo.

Precisamente, el mes pasado, el Fiscal General de Nueva York junto a sus homólogos de Mississippi y California presentaron una demanda para defender el derecho al voto de los latinos y negros en Alabama.

El fiscal de Nueva York Eric T. Schneiderman puntualizó entonces que, “La Ley de Derechos Electorales es una de las más sagradas leyes de nuestro país. Los derechos civiles y las protecciones siguen siendo vitales para garantizar que todos los votantes tengan el mismo acceso al proceso democrático”.

La Unión de Libertades Civiles de Nueva York y Latino Justice-PRLDEF, entre otras organizaciones neoyorquinas, se sumaron en respaldo a la referida demanda contra Alabama.

Para leer el articulo original, haga clic aqui.