En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Health Justice & Access
Type: Media Coverage

Plan de salud no beneficia a todos

Cuando se cayó en una estación del tren, Carmen Ledesma sólo
pensó en cuánto le iba a costar.

“Me corté las piernas en el subway y estuve a punto de coserme, pero viendo
que era una herida grande me fui a un hospital”, dijo la paraguaya de Queens.

Ledesma es una de más de 45 millones de personas en este país que carecen de
un seguro médico, casi la mitad de las cuales son hispanas y afroamericanas,
según un informe del Commonwealth Fund.

La madre soltera de 56 años —dueña de la peluquería “Parisien” en Woodside,
Queens— espera que la reforma de salud propuesta por el presidente Barack Obama
le permita obtener un seguro médico asequible.

Sin embargo, si se aprueba la legislación que está siendo debatida
actualmente en el Congreso, son las personas como Ledesma —que no califican para
Medicaid y que no tienen altos ingresos— las que podrían enfrentar una situación
aún más difícil.

Bajo la propuesta de reforma de salud sería mandatario tener un seguro
médico. Pese que el gobierno proveería alguna asistencia financiera, muchas
familias se verán obligadas a pagar un alto porcentaje de sus ingresos para
obtener el plan más económico.

Un economista de la American Cancer Society, Stephen Finan, calculó que una
familia que gana $40,000 al año podría pagar hasta $4,080, o el 10% de sus
ingresos.

“La ayuda financiera del gobierno, que vendría en la forma de subvenciones,
no será suficiente ni para cubrir los planes más baratos”, dijo Finan. “Muchos
grupos están luchando para que esto cambie”, agregó.

Varios borradores de la propuesta de reforma de salud están bajo
consideración en el Senado y en la Cámara de Representantes en Washington D.C.
El borrador en la cámara recibió el apoyo de los representantes demócratas el
miércoles. Sin embargo, no se espera que llegue a votación hasta después del
receso de agosto.

Líderes comunitarios han denunciado la propuesta de reforma de salud por no
brindar acceso asequible a los inmigrantes.

El director de salud de la Organización Make the Road en Nueva York, Theo
Oshiro
, aseguró: “Si hacen que el seguro médico sea mandatario tienen que
asegurar que todo el mundo pueda pagarlo. Sabemos que no va a ser gratis y que
cada inmigrante quiere contribuir y hacer su parte… Queremos que el gobierno
tenga un sistema de asistencia para personas que no puedan contribuir al mismo
nivel que otros”.

Ledesma apuntó: “En mi país es mandatario, pero accesible”.

Durante los últimos 15 años en este país, Ledesma ha tenido que atenderse a
sí misma. Cuando se le cayó un diente hace unos años, tuvo que fabricar un
diente de acrílico de uña y pegárselo con pegamento. Dice que tuvo que decidir
entre tener un seguro médico y pagar los estudios de sus tres hijos.

Tenía esperanza de que la reforma de salud propuesta por el presidente Barack
Obama le ayudaría a cambiar esta situación.

“Estoy desilusionada porque el presidente tiene que mirar quien
verdaderamente le ayuda a levantar la economía. Son los dueños de pequeños
negocios”, afirmó Ledesma, quien acotó: “Somos los primeros que nos levantamos y
florecemos”.