En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Health Justice & Access
Type: Media Coverage

Proponen reglas mas estrictas contra el moho

Elizabeth Mendoza vive en el sótano de una vieja edificación de Sunset
Park en Brooklyn. Cuando hace frío, su pequeña sobrina de siete años y
su hija de quince tienen que ponerse una mascarilla que les inyecta
oxígeno a sus pulmones.

Ambas niñas padecen de asma y sin embargo tienen que vivir en un
apartamento donde el moho –un hongo negro que crece en las humedades y
cuyas esporas viajan por el aire— empeora su condición.

“Me rompe el corazón cada vez que veo que no pueden respirar”, dijo Mendoza quien además vive allí con su hijo de dos años.

Por eso la Defensora Pública de la ciudad, Betsy Gotbaum, anunció ayer
que presentará un proyecto de ley ante el Concejo para obligar a los
propietarios y al Departamento de Vivienda (HPD) a ser más estrictos en
el control del moho y otros agentes que pueden poner en riesgo a los
residentes asmáticos.

“El moho no desaparece tapándolo provisionalmente con un poco de
pintura como he visto que hacen los propietarios en muchas viviendas.
La ciudad no tiene estándares para lidiar con este problema y eso tiene
que cambiar”, dijo Gotbaum quien anunció la iniciativa acompañada por
varios concejales que apoyan al proyecto.

En Nueva York se calcula que una de cada ocho personas sufre de asma, entre ellos 300 mil niños.

En los últimos años las denuncias ante la ciudad por la presencia de
moho han crecido de forma dramática según evidencian datos de varias
agencias de la ciudad.

Entre 2001 y 2007 las denuncias por invasión de este hongo ante HPD
casi se triplicaron pasando de 8.288 a 21.022. En apenas cinco años,
entre 1999 y 2004, las quejas ante el Departamento de Salud e Higiene
Mental (DOHMH) por este mismo concepto crecieron la exorbitante cifra
de 1.800 por ciento.

“No sirve de nada que tratemos en los hospitales a los enfermos de asma
si no podemos estar seguros que cuando vuelvan a casa tendrán un
ambiente sano”, dijo el doctor Lester Blair, uno de los directores de
la Asociación Americana del Pulmón en Nueva York.

Las viviendas más afectadas por la presencia de este hongo se
encuentran en general en los barrios más pobres de la ciudad. De los
nueve distritos que presentaron quejas por moho entre 1993 y 2004 ante
DOHMH, siete de ellos tiene los mayores índices de familias viviendo
por debajo del índice de pobreza, incluidos East Tremont en El Bronx y
Washington Heights e Inwood en Manhattan.