En EspaƱol Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Proyecto en NY logra frenar deportaciones de inmigrantes

Sentados en fila sucesiva en una modesta banqueta y mirando casi todo el tiempo al suelo, cinco personas esposadas y con indumentaria color naranja aguardaban ayer su turno para acercarse a la mesa de la juez de la Corte de Inmigración de Nueva York, Noelle Brennan.

Es una imagen habitual en esa corte situada en la calle Varick, en el Bajo Manhattan, donde unos 900 neoyorquinos al año son procesados para conocer si son o no deportados. A la mexicana Mayra Rodríguez le tocó ayer la cruz, aunque probablemente no se hacía ilusiones. Rodríguez había sido arrestada por una infracción relacionada con tráfico de marihuana, pero eso era lo de menos: el visado de turista con el que había entrado en el país había caducado hace tiempo. Con mirada compasiva, la juez Brennan la despachó deseándola buena suerte en el futuro.

Rodríguez será deportada sin posibilidad de apelación, pero al menos la mitad de los más de 1,600 neoyorquinos que son procesados al año en las cortes de inmigración de Nueva York y Nueva Jersey, tendrían una posibilidad real de salvarse si cuentan con una representación legal adecuada.

Esa es la conclusión a la que ha llegado el New York Immigrant Family Unity Project (NYIFUP), una plataforma de varias organizaciones comunitarias que ha puesto en marcha un programa piloto pionero en el país para ofrecer defensa legal de calidad a los que están en proceso de deportación.

Desde que este programa, que está financiado por el Concejo Municipal, entró en funcionamiento el pasado noviembre, sus abogados han representado a 101 neoyorquinos, basándose en la necesidad respecto al nivel de ingresos. En el 50% de los casos, se pudo encontrar una vía para establecer un argumento de defensa, y el 17% de los clientes ya se han salvado de la deportación.

Juan Guzmán, un dominicano de 39 años, se encuentra entre los que podrán seguir en el país gracias a la intervención de NYIFUP. A pesar de que tenía una “green card” y llevaba en Estados Unidos desde los nueve años, Guzmán fue arrestado en la aduana del aeropuerto JFK tras un vuelo de vuelta desde República Dominicana. Dos delitos leves que había cometido hace 20 años fueron suficientes para que entrase en proceso de deportación.

Sus abogados consiguieron librarle temporalmente del proceso gracias a un permiso humanitario que concedió el juez por el historial de problemas mentales de Guzmán, que sufre esquizofrenia y un trastorno bipolar. Ahora están intentando que recupere su tarjeta.

“No tenía dinero para un abogado y vi mi futuro muy negro”, dijo Guzmán. “Estaba muy asustado de perder a mi familia y quedarme sin el tratamiento médico que tengo aquí y que tanto necesito”.

El mexicano Oscar Hernández (21) también fue salvado de la deportación cuando había perdido toda esperanza.

“Cuando me explicaron que tenía una oportunidad de luchar no me lo podía creer”, manifestó. “Ahora que me quedo, me he propuesto mejorar el inglés y sacar el GED”.

NYIFUP presentó ayer este y otros logros ante una representación del Concejo compuesta por el presidente de la comisión de inmigración, Carlos Menchaca, y la del comité de finanzas, Julissa Ferreras, entre otros. El objetivo es que en el próximo presupuesto municipal, los $500,000 que concedió la cámara municipal para poner en marcha el programa piloto se conviertan en $5.3 millones, para que ningún neoyorquino en proceso de deportación se quede sin representación.

Presionan con huelga de hambre

Un grupo de activistas en favor de la reforma migratoria inició ayer una huelga de hambre de dos semanas con el propósito de pedir una solución que alivie la situación de los inmigrantes y ponga fin a la separación de las familias.

“Este esfuerzo lo estaré haciendo por mi hija, por todos aquellos que están detenidos y que también tienen derecho a estar con sus familias”, dijo Herminia Gallegos, una de las personas que participará en la huelga de hambre frente a las Oficinas del Servicio de Inmigración (ICE) en Phoenix.

Hasta el momento seis personas participan en la huelga de hambre. La hija de Gallegos se encuentra detenida desde hace cinco meses, después de que se presentara en el puerto de entrada de Nogales, Arizona, pidiendo se le permitiera reingresar a los EEUU.

Rosy Griselda Rojas es una “soñadora” de 20 años que vivió en este país desde que tenía nueve años, pero decidió regresar a México después de que a su padre lo arrestaran.

La joven asegura haber sufrido abuso físico y mental en México, por lo que decidió tratar de regresar a los EEUU.

Menchaca: “Los inmigrantes son el tejido de NY”

Carlos Menchaca, nuevo presidente de la Comisión de Inmigración del Concejo Municipal, habló con EL DIARIO/LA PRENSA para dar a conocer su visión sobre este tema.

¿Es optimista de que NYIFUP pueda recibir los $5 millones que necesita para representar legalmente a todos los neoyorquinos en fase de deportación?

Creo que los datos y las poderosas historias que hemos escuchado hoy (por ayer), van a mover el debate entre mis colegas en el Concejo y llegará también hasta el alcalde, por lo que espero consigamos ese aumento mínimo del presupuesto municipal ($5.3 millones) para que todos los que lo necesitan puedan tener acceso a ayuda legal.

¿Qué otros objetivos realistas para la comunidad inmigrante se pueden conseguir a través de la Comisión de Inmigración del Concejo que usted preside?

A través de esta comisión y de la colaboración con este nuevo Concejo presidido por Melissa Mark-Viverito, vamos cambiar la manera en la que se habla de inmigración en nuestra ciudad, y queremos que el alcalde sea parte también de esta conversación.

Entendemos que los inmigrantes son el tejido de Nueva York, pero lo que no hemos entendido todavía es como el sistema puede mejorar la vida de estas comunidades.

Un primer paso será, desde luego, buscar como sea la financiación para dar ayuda legal para todos los inmigrantes en fase de deportación. El segundo es mejorar la ley de detención discrecional (legislación para proteger de deportación a los inmigrantes indocumentados arrestados), porque queremos reducir ya los casos que entran en proceso de deportación. Y luego queremos también aumentar el número de programas de enseñanza de inglés para los miembros de nuestra comunidad, tanto en las escuelas como en centros a los que tengan acceso los adultos.

¿Puede dar más detalles sobre la identificación municipal universal propuesta por el alcalde?

Este programa será el más exitoso de su clase en toda la nación porque hemos estudiado a fondo todos los precedentes. En marzo, vamos a tener también una gran audiencia pública en la que participarán muchos miembros de la comunidad inmigrante neoyorquina para escuchar sus propuestas y poder diseñar su implementación de la mejor manera posible.

Para ver el articulo original, haga un clic aqui.