En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Workplace Justice
Type: Media Coverage

Restaurante Acusado de Explotación Laboral

NUEVA YORK – Tres trabajadores del restaurante mexicano Plaza Garibaldi, en Queens, protestaron afuera del local porque el dueño les debe en total cerca de $40 mil dólares.

El abogado que representa a Juana García, Dimas Pineda y Tereso de la Cruz explicó ayer que además el empleador mexicano les pagaba $1,80 la hora.

“Les han estado pagando por debajo del sueldo mínimo, no les pagan horas extra y no les han pagado sus salarios semanales”, resumió Ady Barkan.

Pineda, de 48 años, es a quien más se le debe ya que trabajó por un año en la cocina del Plaza Garibaldi en Jackson Heights. Pineda tiene una niña de 10 años y tres hijos en El Salvador a quien mantiene con su trabajo.

“Me hace sentir coraje. Se siente mal. Yo lucho porque quiero salir adelante y estoy pidiendo lo justo, que nos paguen lo que hemos trabajado con nuestro sudor”, expresó Pineda.

Tanto él como García y De la Cruz explicaron que cada vez que le cobraban al dueño, él les decía que le estaba yendo mal en el negocio, que ya les pagaba más adelante.

“Cuando yo le dije que lo iba a demandar, me amenazó con llamar a Inmigración”, agregó García, de 36 años.

Los trabajadores, con el apoyo de Se Hace Camino Nueva York, están debatiendo si demandar al empleador o poner una queja en el Departamento de Trabajo. “Es ilegal amenazar a un empleado con llamar a Inmigración. Viola leyes federales y estatales. Los trabajadores deben saber que todos los empleados tienen derecho a su pago, sin importar su estatus migratorio”, aclaró Barkan.

Se Hace Camino Nueva York, en conjunto con otras organizaciones y sindicatos, están demandando que el Estado pase una ley que prevenga el robo de salarios llamada “The Wage Theft Prevention Act” (WTPA).

Esta ley, que junta otras dos leyes que ya pasaron por la aprobación de la Asamblea y el Senado Estatal (A10163-b y S8280), crea incentivos para que los empleadores cumplan la ley, protege a los trabajadores que denuncian violaciones a la ley y facilita que el Departamento De Trabajo y las cortes hagan un mejor trabajo garantizando que los trabajadores reciban sus pagos.

Según los activistas, hay estudios que muestran que en la ciudad de Nueva York las industrias roban en promedio un 15% de los salarios de cada empleador, lo que se traduce en mil millones de dólares de sueldos robados.

El dueño de Plaza Garibaldi no pudo ser ubicado, pero el administrador del sitio desde abril, Noé García, explicó que les va a pagar.

“Si en algún momento se retrasó el pago es porque no había ventas”, dijo García. “Yo sé que ellos trabajan igual que uno, y que el dueño se ha tardado un poquito en pagarles, pero ellos no se han acercado a él”, terminó.

Pero Pineda, que estaba presente, le dijo que él lo había llamado el día anterior.