En Español Know Your Rights
Source: Terra
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Romney no otorgaría más permisos a dreamers

La campaña del candidato presidencial republicano Mitt Romney declaró el miércoles que si éste gana las elecciones, no otorgará más visas ni permisos de trabajo temporarios a jóvenes en situación migratoria irregular que ahora se están beneficiando con un nuevo programa de suspensión temporal de deportaciones aprobado por el presidente Barack Obama.

Amanda Henneberg, portavoz de la campaña de Romney, dijo a The Associated Press que el ex gobernador de Massachusetts se abocaría rápidamente a reemplazar el programa temporal por una reforma migratoria permanente.

“Mientras mantiene cualquier exención temporal y permiso de trabajo que el gobierno de Obama otorga a través de este programa, y paraliza la emisión de nuevas exenciones y permisos, el gobernador Romney se abocará a reemplazar rápidamente la medida temporaria y provisional del presidente Obama por una reforma migratoria permanente y real que ofrecerá seguridad a esos jóvenes que fueron traídos al país ilegalmente cuando eran niños, sin que fuera culpa de ellos”, dijo Henneberg en un mensaje de correo electrónico a la AP.

La portavoz confirmó así que los permisos de trabajo y visas ya entregadas a jóvenes inmigrantes a través del programa se mantendrían en vigor, como declaró el candidato al diario Denver Post el lunes. Romney también ha expresado en el pasado la necesidad de reemplazar el programa temporal de Obama por una solución permanente al problema migratorio. Con la última declaración de su campaña, sin embargo, el candidato fue más específico, al mencionar que no emitiría más visas especiales o permisos de trabajo temporal a jóvenes inmigrantes si llega a la Casa Blanca.

En junio, Obama anunció una nueva política que permite que algunos jóvenes que fueron traídos de manera ilegal a Estados Unidos cuando eran niños eviten ser deportados. Los jóvenes —conocidos como “dreamers”— tienen que cumplir con una serie de requisitos impuestos por el gobierno para poder beneficiarse de la política, conocida en inglés como “deferred action for childhood arrivals” (DACA).

Algunos describieron la iniciativa como una maniobra de Obama para captar el voto de los hispanos, un sector que expresó su decepción con el presidente al no ver cumplida su promesa de una reforma migratoria integral en sus años de mandato.

El miércoles, la campaña de Obama fue rápida en responder a las declaraciones de la campaña de Romney.

Gabriela Domenzain, directora de prensa hispana para la campaña Obama for America, dijo que Romney “le pondría un fin inmediato a la política de acción diferida del gobierno si es elegido presidente y vetaría la Ley DREAM, la cual proporcionaría una solución permanente para jóvenes traídos a este país sin culpa propia”

“La más reciente aclaración sólo sirve para recordarles a los hispanos que Mitt Romney es el candidato presidencial más extremo en la historia moderna con respecto a la inmigración y que se opone a cualquier solución razonable para arreglar nuestro sistema migratorio,” señaló la portavoz en un mensaje de correo electrónico enviado por la campaña a los medios de comunicación.

Se calcula que 1,7 millones de jóvenes inmigrantes podrían beneficiarse del programa de Obama, señaló el miércoles la organización Center for American Progress. Más de 80.000 personas han solicitado la suspensión temporal de su deportación desde que el programa entró en vigor el 15 de agosto, según el grupo, que se describe como un instituto educativo que intenta mejorar las vidas de los estadounidenses a través de ideas progresistas.

Antonio Alarcón [miembro de Se Hace Camino a Nueva York], un mexicano de 18 años, que acaba de enviar su solicitud al gobierno para poder obtener su permiso de trabajo temporal, dijo que él ya no cree lo que diga Romney.

“Ha sido un candidato antiinmigrante. Ve que el voto latino se va a Obama y ahora quiere remediarlo”, dijo el estudiante de La Guardia College, en Nueva York, quien fue traído ilegalmente a Estados Unidos por sus padres, desde Veracruz, cuando tenía 10 años.

“Creo que ni el mismo Romney sabe qué posición tiene en inmigración”, agregó Alarcón. “Un día dice que nos apoya y al día siguiente hace declaraciones en nuestra contra”.

Para el articulo original, clic aqui.