En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Sargento es acusado de crímenes de odio contra latinos en Long Island

El Sargento Scott Greene, quien fue arrestado por robar a conductores hispanos en Long Island, ahora enfrenta varios cargos por crímenes de odio racial, según la fiscalía del condado de Suffolk.

El fiscal del condado, Tom Spota, indicó ayer en conferencia de prensa que Greene, de 50 años de edad, se declaró “no culpable” de los 21 cargos que enfrenta, seis de ellos por hurto mayor en cuarto grado como un crimen de odio racial.

Spota, quien admitió que “claramente” Greene buscaba perfiles hispanos para cometer sus robos, buscará una orden de la corte para permitir que otros 10 denunciantes tengan la oportunidad de identificar al agente, ya que no lo identificaron por medio de fotos.

“Siempre es triste cuando se tiene que arrestar a un policía”, dijo Spota, quien agregó que Greene es un veterano de la uniformada por 25 años, cuyo sueldo anual es de $170,000.

Greene, quien se desempeñaba como agente de tráfico del Departamento de Policía del condado, fue arrestado el 30 de enero después ser captado en cámara oculta robándole un billete de $100 a un detective encubierto.

El detective, de origen hispano, era parte de un operativo de la fiscalía para confirmar las querellas de varios latinos que habían denunciado la actividad delictiva del sargento desde hacía meses.

Sin embargo, algunos grupos proinmigrantes dicen que la investigación debe ir más allá. Laura Huizar, abogada de la organización LatinoJustice PRLDEF, indicó ayer que tienen 14 hispanos que dicen haber sido víctimas del sargento Greene y esperan que más personas pierdan el miedo y denuncien sus casos.

“El anuncio es el primer paso y algo importante para la investigación, pero todavía queda mucho por hacer”, dijo Huizar, quien apuntó que algunos de los crímenes ocurrieron hace cinco años.

“Queremos que se haga justicia”, dijo Foster Maer, abogado de PRLDEF. “Es la responsabilidad del Fiscal del Condado investigar si otros agentes sabían o sospechaban de esta práctica y no hicieron nada para detenerlo”.

Por su parte, Irma Solís, de la organización Make the Road New York, pidió que una entidad independiente investigue al Departamento de Policía y cómo manejan las denuncias.

La forma en que operaba Greene era que seguía a los vehículos en el vecindario de Coram y los hacía detenerse. Tras comprobar si eran latinos, les hacía salir y pararse detrás del auto mientras inspeccionaba dentro del carro. En otras ocasiones, según los documentos de la corte, aun cuando el conductor estaba dentro del vehículo le pedía la billetera y tomaba el dinero en efectivo.

Según el fiscal Spota, la investigación continúa y es posible que aumenten los cargos contra Greene.

Suffolk tiene cierto historial antiinmigrante: Es el mismo condado donde un grupo de jóvenes golpeó fatalmente al ecuatoriano Marcelo Lucero en 2008, en Patchogue. En diciembre, la Policía de este condado firmó un acuerdo con el Departamento de Justicia donde prometió terminar con acciones racistas y entrenar a los agentes.

“El arresto del sargento Green demuestra que el Departamento de la Policía está tratando de tener una mejor relación con la comunidad latina”, dijo Luis Valenzuela, director ejecutivo de la Long Island Immigration Alliance (LIIA), quien añadió: “Claramente todavía falta trabajo que hacer”.

“Si hay algo bueno de esto, es que el Departamento quiere que la comunidad latina sepa que cuando recibimos quejas, las tratamos seriamente”, dijo Edward Webber, el comisionado del condado de Suffolk.

[Para leer el artículo original clique aquí]