En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Se destapa el odio racial en Staten Island

STATEN ISLAND — La reciente ola de ataques contra 11 personas en Staten Island ha puesto el dedo en la llaga de una problemática latente: el odio contra los hispanos del área —sobre todo mexicanos.

Son varias las teorías que se manejan para explicar el fenómeno que ha sembrado el miedo entre la población de un condado de 443.728 habitantes, donde el 16,4% es de origen extranjero. Unos dicen que el odio es producto de la creencia de que los inmigrantes le quitan el trabajo a los nativos, otros que el móvil es robarles porque los atracadores saben que los latinos portan dinero en efectivo, pero también hay quienes apuntan a la gente intolerante.

Para Ana María Archila, de la organización “Se Hace Camino Nueva York”, los ataques han sido provocados por el “clima antiinmigrante que se vive en toda la nación”.

Archila señala que “debemos parar el ataque físico contra los inmigrantes y detener también el ambiente de odio que crean la propias autoridades, como lo ocurrido en Arizona (con la aprobación de la ley SB1070)”.

De hecho, estadísticas que maneja la Oficina Federal de Investigación (FBI) revelaron que en el 2007 se reportaron 645 casos de crímenes de odio a lo largo y ancho del estado de Nueva York.

Otra teoría señala que el mexicano es presa fácil de los ataques, porque se trata de una comunidad mayoritariamente indocumentada y que, por temor y por la barrera de idioma, no va a reportar ningún incidente a las autoridades.

Saúl López, un activista en Staten Island, considera que el odio contra los mexicanos se debe a la equivocada creencia de “que vienen para robarles el trabajo” a otras comunidades. “Pero el mexicano es esforzado trabajador que viene a realizar tareas que otros no quieren hacer”, explica López.

Agrega que los mexicanos son víctimas también de los patronos, que abusan y no les pagan. “Muchos se quedan callados, porque temen a las autoridades”, señala.

Otros argumentan que el mexicano carece de cuentas bancarias y maneja su dinero en efectivo, especialmente los días de pago. Sin embargo, muchas veces la víctima ha sido golpeada e insultada, sin que haya robo de por medio.

Y es que a pesar de que Nueva York sea un estado catalogado como tolerante y progresista, la organización Southern Poverty Law Center (SPLC), identificó 24 grupos de odio, de los cuales 12 tienen su sede en la ciudad.

Intolerancia siembra miedo

La mexicana Aracely Arismendi, madre de cinco hijos, expresa temor de vivir en esta isla y declara que su familia decidió no salir después de las 9:00 p.m. ante la ola de ataques ocurridos desde el pasado abril.

Precisamente, Arismendi fue testigo de uno de los incidentes —el ocurrido en el Parque Faber el pasado 23 de julio— donde la víctima, Fidel González, natural de Oaxaca, fue brutalmente golpeado por un grupo de adolescentes afroamericanos.

Otro caso —el del mexicano Alejandro Galindo, de 52 años— es una muestra de cómo se ha extendido la violencia y el odio en el sector de Port Richmond. El jueves 24 de junio, el trabajador de restaurante iba en su bicicleta por la avenida Forest cuando fue interceptado por tres hombres que lo golpearon provocándole una grave fractura en la cuenca del ojo derecho.

“Venía de mi trabajo cuando varias personas me atacaron… me lastimaron”, narra con tono de timidez Galindo.

Aunque no se tiene una cifra exacta de latinos en Staten Island, existe una gran población de este origen, especialmente mexicanos ubicados en el área de Port Richmond. El 26% de la población de Staten Island habla un idioma diferente al inglés.

Gonzalo Mercado, del Centro del Inmigrante, lamenta lo ocurrido, pero expresa que los ataques no son nada nuevo. Es más, recuerda que hace menos de dos años, varios negocios mexicanos fueron atacados en el área por un sujeto que golpeó su camioneta contra las puertas de varias tiendas.

Mercado se refería a la acción cometida por Joseph Papapietro, en agosto del 2008, quien se manifestó contra los mexicanos cuando fue arrestado por las autoridades.

Según el fiscal Daniel Donovar Jr., del Condado Richmond o Staten Island, desde el pasado abril hasta el 27 de junio había ocho incidentes investigados por la Policía como crímenes de odio.

Sin embargo, a pesar de la presencia policial y la de los Ángeles Guardianes, los ataques no se detienen. Precisamente, Port Richmond vivió otro hecho de violencia el 31 de julio. La víctima fue identificada como Christian Vázquez.