En Español Know Your Rights
Source: HOY
Subject: Workplace Justice
Type: Media Coverage

Sigue el baile en Queens

Queens

La organización Se Hace Camino Nueva York llegó ayer una hora tarde a la cita. Trajeron
su pancarta y a varias ex bailarinas que portaban letreros contra el Club
Flamingo de Queens, al cual demandaron por supuesto abuso y por no pagarles un
salario justo a sus empleados.

Y luego se enfrentaron los dos grupos. Las ex empleadas y
un grupo de simpatizantes de Se
Hace Camino Nueva York
arremetieron contra los inmigrantes
que todavía tienen trabajo en la discoteca. "Cuando los echen entonces nos
buscan", gritaban frente a la policía y decenas de curiosos que se
amotinaron.

"Estamos protestando para que la demanda salga más
rápido", dijo ayer la colombiana Diana Trego mientras tocaba pandereta. "Queremos
que paren la multas de 70 dólares cada vez que una bailarina no viene a
trabajar".

Algunas ex bailarinas llevaron a sus hijos.

"Allí siguen los abusos y estamos aquí para
apoyarlas", dijo Julissa
Bisono, de Se Hace Camino Nueva York
. Las bailarinas del Club
Flamingo deben pagar 11 dólares por día para que las dejen trabajar y cobran 2
dólares por pieza, aunque cuando el baile es ‘perreo’, entonces cobran 3
dólares por baile. Una hora cuesta 40 dólares y la rumba es hasta el amanecer.

"Flamingo unido, jamás será vencido", gritaban
los empleados de la discoteca mientras se tapaban el rostro con los letreros
que habían preparado para enfrentar a los otros inmigrantes latinos que
llegaron a protestar. "Somos meseros y estamos felices" y "Soy
bailarina y ustedes son mentirosos", se leía en las pancartas.

El portero del Club Flamingo, macizo y de gafas oscuras,
seguía tomándole fotos a los reporteros y se negó a llamar al administrador o a
los dueños para conocer su punto de vista. La noche apenas comenzaba.