En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Temor por oleada de crímenes de odio en Staten Island

NUEVA YORK – La oleada de crímenes de odio que se ha producido en Staten Island en las últimas semanas, mantiene atemorizados a muchos hispanos que residen ese condado, especialmente en el vecindario de Port Richmond, donde muchos han dejado de salir a las calles de noche por temor a los asaltos.

El músico mexicano Martín Estrada, de 49 años, dijo que los crímenes de odio contra hispanos no son tan recientes, y reveló que él mismo fue golpeado hace un año en Port Richmond, cuando caminaba por la calle de noche.

“Yo iba caminando y un moreno (afroamericano) me salió al frente y sin razón alguna me golpeó en un ojo y casi perdí el sentido”, contó Estrada. “Estos ataques no están bien, nosotros sólo venimos a trabajar y no le hacemos daño a nadie. Ya hasta he dejado de salir de noche porque un día de estos nos van a matar”, agregó.

Jaime Rivera, de 30 años, quien trabaja en la bodega Las Pirámides Deli Grocery, dijo que desde hace años que los hispanos son víctimas de intolerancia racial en Staten Island, y que la mayoría de los casos la gente no los reporta.

“Generalmente son los morenos adolescentes que nos atacan y nos insultan en las calles”, dijo Rivera. “Caminar de noche es muy peligroso, pero hay muchas personas que trabajan y tienen que arriesgarse. A muchos los golpean y le roban el celular y el dinero”, agregó.

En el restaurante Tacos y Pan la Abuelita, de la avenida Port Richmond, un mexicano que sólo quiso identificarse como José dijo que los agresores se aprovechan de que muchos mexicanos son indocumentados y temen reportar sus casos ante las autoridades, “y aparte de gritarles insultos raciales, los golpean y les roban”

“Necesitamos más protección de la policía”, aseguró el inmigrante.

El jornalero Juan Gutiérrez, de 45 años, dijo por su parte que ya hay varios de sus compañeros que han sido víctimas de intolerancia racial. “Tenemos temor, mucho temor, porque le han pegado a muchos de nosotros”, indicó, agregando que “ya yo no salgo de noche y mucha gente prefiere quedarse en casa por temor a los ataques”.

El bodeguero Jaime Villa, de La Isla Grocery, dijo que hace dos años, debido a los problemas de las agresiones contra los hispanos, la Policía instaló torres con cámaras de vigilancia en algunas esquinas, y aumentó la presencia policial.

“Pero después de un tiempo quitaron las cámaras y el crimen volvió”, dijo Villa. “Espero que ahora, con esta ola de crímenes, la Policía aumente la vigilancia y nos proteja”, añadió.

El parque Veterans, de la calle Vreeland, fue señalado por los pobladores como el más peligroso por los hispanos, quienes temen cruzar por él de noche ya que éste ha sido escenario de numerosos ataques.

“A muchos los han asaltado y robado en este parque”, aseguró María Mellado, una residente del área.