En Español Know Your Rights
Source: HOY
Subject: Education Justice
Type: Media Coverage

Todavía Persisten las Barreras Lingüísticas

Brooklyn — Falta de servicios de traducción, carencia de folletos educacionales en otro idioma que no sea el inglés y el desconocimiento de las nuevas regulaciones de intérpretes por parte de los coordinadores de padres, fueron los resultados de un informe que analizó una nueva medida para prestar servicios en otros idiomas que el Departamento de Educación (DOE) anunció en febrero pasado, pero que aún no se implementa completamente, según activistas.

La encuesta, efectuada por la Coalición de Inmigrantes de Nueva York (NYIC), investigó 15 centros de matrículas para estudiantes -los cuales fueron temporalmente abiertos para el nuevo año escolar- y encontró, en 13 de ellos, falta de material traducido a los idiomas más hablados, avisos y carteles sólo en inglés, carencia de formularios traducidos y un desconocimiento generalizado por parte de los funcionarios de dónde encontrar recursos en un idioma que no fuera el inglés.

“La regulación fue aprobada en febrero, hay dos millones de dólares en fondos, los materiales y folletos están disponibles para ser traducidos, pero los servicios de traducción no están”, dijo ayer José Dávila, director de Educación del NYIC, a un costado de un centro de matrículas para estudiantes secundarios en Brooklyn, el cual carecía de folletos traducidos al momento de hacerse la encuesta, pero que ayer lucía en su fachada información en varios idiomas.

Según los activistas, los padres inmigrantes no están recibiendo servicios de traducción adecuado y el personal que los atiende, generalmente, desconoce los derechos que brinda la nueva regulación del DOE.

“Miles de padres inmigrantes no están obteniendo la información que necesitan para hacer críticas decisiones acerca de la educación de sus hijos”, señaló Chung-Wha Hong, directora de la NYIC.

La mexicana Silvia Orea, madre de un niño de 11 años, dijo que a veces se siente “frustrada” por no entender todo la información que dan en la escuela y aunque reconoció que hablar inglés es fundamental agregó que “si hay una regulación se debería respetar”.

Kelly Devers, vocera del DOE dijo al diario HOY que “nuestros esfuerzos para proveer servicios de lenguaje a los padres no tienen comparación a nivel nacional y cumplen totalmente con la Regulación del Canciller. Cualquier comentario que sugiera lo contrario es incorrecto”.

La Regulación del Canciller de Educación para proveer asistencia y servicios de traducción en las escuelas públicas, conocida como la A-663, entró en efecto el 5 de septiembre de 2006.

Según el Departamento de Educación, la nueva política establece una serie de procedimientos para asegurarse de la participación activa de los padres, que tienen limitaciones con el idioma ingles, en la educación de sus hijos.