En Español Know Your Rights
Source: HOY
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Buscan Ayuda de Congresistas

Nueva York — Convencidos de que la única forma de conseguir una reforma migratoria justa es llegarle directo a los congresistas, decenas de neoyorquinos les enviaron ayer historias tristes y desgarradoras que muestran la realidad de los indocumentados. Ellos tienen la esperanza de que la nueva estrategia ablande el corazón a los legisladores.

Muy en la mañana, la nicaragüense Irania Sánchez agarró sus documentos y a través de una carta que mandó a la oficina de la congresista Nidya Velázquez, le dio forma al dolor y la impotencia que le producen saber que su hermano fue sentenciado a abandonar el país.

Aunque el joven llegó con ella de manera ilegal en los 80′ buscando a su madre, Irania consiguió sus papeles pero por errores de procedimiento en el caso de su hermano, el joven tiene una orden de deportación.

"Por años estuvo renovando su permiso de trabajo y nos decían le llegaría su residencia, y el año pasado le llegó una carta indicando presentarse ante el juez con cinco libras de equipaje para ser deportado", dijo Sánchez, quien junto a su misiva mostró evidencias médicas del estado de salud del muchacho.

"El ya no está en sus cabales, está emocionalmente destruido y sufre ataques de epilepsia", dijo. "Aunque el Senado archivó la reforma migratoria, ahora hay que empezar una guerra frontal por la legalización. Hagan lo que hagan no voy a permitir que lo saquen del país", enfatizó la mujer.

Yorelis Vidal, de la organización Se Hace Camino al Andar, dijo que es necesario que los inmigrantes se unan en la estrategia para pedirle a los congresistas una reforma justa, "no como la que se debatía en el Senado que era un desastre".

Rohit Mahajan, vocero del Congresista Joseph Crowley, dijo que "el representante va a mover a sus colegas para que aprueben una legislación humana que no sea castigo", dijo.