En Español Know Your Rights
Source: HOY
Subject: Education Justice
Type: Media Coverage

Examen de inglés pone en dificultades a niños inmigrantes

 Nueva York — Defensores de la educación y padres de familia expresaron su preocupación por los resultados del examen de inglés que presentaron ayer los estudiantes inmigrantes que se encuentran cursando los grados tercero, cuarto y quinto . Esta es la primera vez que los niños con menos destrezas en el idioma se ven obligados a presentar el mismo examen junto con los nativos en la lengua.

“Estuve un poco confundido en algunas preguntas”, dijo Gregory Camilo, de 9 años, estudiante del cuarto grado en P.S. 173 de Washington Heights. Al igual que el resto de sus compañeros, si Gregory no aprueba el examen no podrá promoverse de grado y tendrá que asistir a la escuela de verano.

El examen fue de múltiples opciones y además había que redactar un ensayo, lo cual tenía a los padres y estudiantes muy nerviosos. “No creo que a mi hija le haya ido bien porque no tuvo la preparación adecuada”, dijo Belkys Medina, madre de una estudiante de educación especial del tercer grado.

Para los defensores de la educación, la decisión federal y estatal de forzar a miles de estudiantes inmigrantes a tomar la misma prueba que los nativos es una decisión injusta que sacrificará la calidad de la instrucción del inglés como segunda lengua. “Nos oponemos a la política que obliga a miles de estudiantes recién llegados a tomar una prueba que no comprenden completamente y que no mide con precisión su progreso en la lengua”, dijo Chung-Wha Hong, director ejecutivo de New York Immigration Coalition (Make the Road by Walking is a leading member of the Coalition).



“Estuvo más o menos. El ensayo fue lo más difícil”, dijo Vanessa Guzmán, de 10 años, estudiante de quinto grado. Los niños de ascendencia hispana pero nacidos en la ciudad se sintieron más cómodos con la prueba. “Fue muy fácil. No tuve ningún problema”, dijo Noemí Ramírez, de 10 años.

Algunos maestros también consideraron que la prueba no mide con justicia a todos los estudiantes por igual. “No se puede comparar la habilidad de un niño que creció hablando inglés con la de un niño que está en el proceso de aprendizaje de la lengua, especialmente a la hora de desarrollar un ensayo”, dijo Lucila Cardozo, maestra de cuarto grado.

Los estudiantes de sexto, séptimo y octavo grado presentarán el examen de inglés la próxima semana. En marzo será el examen de matemáticas.

La prueba de inglés

– Este es el primer año que todos los niños, incluidos los estudiantes de Inglés como segunda lengua ELL, presentan la misma prueba junto con los nativos. En años anteriores los niños que habían estado en el sistema menos de tres años eran exonerados del examen y presentaban otra prueba anual que media su progreso en el idioma. La ley federal Que Ningún Niño se Quede Atrás eliminó la excepción.