En EspaƱol Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Inmigrantes en NYC esperanzados con ley que limita deportaciones

Agencias como DOC y NYPD no podrán retener a un inmigrante indocumentado, a menos que haya una orden judicial de por medio.

La ley que termina la colaboración del Departamento de Correcciones (DOC) y la Policía (NYPD) de la ciudad con autoridades federales migratorias beneficiará a cientos de familias como la del mexicano César Pérez, que buscan poner freno a las deportaciones innecesarias.

“Esta ley nos trae ánimo. Personas como mi papá no caerán en las manos de autoridades migratorias y nuestras familias seguirán unidas”, dijo Pérez (20), cuyo padre José se encuentra pendiente de deportación pese a no haber cometido ningún crimen.

“El caso de papá es un ejemplo de cómo su información pasó de las autoridades locales a las federales, empujando así su deportación”, agregó, esperanzado de que la ley impulsada por la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito ayude a cambiar la situación.

La noche del 29 de septiembre, José Pérez (48) caminaba a su hogar en Jackson Heights, Queens, luego de un duro día de trabajo en la industria de la construcción, cuando fue asaltado por tres adolescentes en un intento de robo cerca de la calle 82 y la avenida Roosevelt.

El hombre se defendió y dos de sus agresores corrieron asustados. El tercero no logró escapar y recibió algunos golpes en el rostro. Alertados por la conmoción, varios oficiales de policía llegaron al sitio y arrestaron a Pérez.

“Los agentes pensaron que mi papá era el criminal”, dijo César. “Nervioso y con un limitado inglés no logró explicar que él era la víctima”.

A Pérez, padre de cuatro, no se le radicaron cargos luego de que la familia del adolescente no se presentara en la corte el 7 de octubre.
“Pensamos que todo estaría bien cuando el juez pidió a papá que se declarara culpable de una falta menor (conducta desordenada). Saldría libre al pagar $120 de multa”, comentó César.

El consuelo de la familia se convirtió en una pesadilla cuando los registros de las autoridades migratorias arrojaron una orden de deportación de hace más de 20 años para José.

“Fue una horrible sorpresa, ni siquiera papá sabía de esa orden pendiente. De una falta menor pasó a una posible deportación”, explicó César, un activo colaborador desde 2008 de la organización proinmigrante Se Hace Camino Nueva York.

Luego de presentarse en corte en noviembre, José Pérez, quien está detenido en un centro de Rikers Island, debería ser transferido a autoridades migratorias para continuar con el proceso de deportación.

Cifras en NYC de 2008 a agosto 2014

2,112 deportados; de esta cifra, 596 estaban acusados o declarados culpables de delitos graves, y 811 de delitos no graves.

245 estaban en el país con una orden de deportación. 383 habían sido deportados y regresaron al país sin autorización.

ICE se pronuncia

Luis Martínez, portavoz de la Administración de Inmigración y Aduanas (ICE), dijo en un correo electrónico que la agencia “solicita órdenes de detención de las personas arrestadas por cargos criminales para asegurar que delincuentes peligrosos no sean liberados de las prisiones o cárceles y devueltos a nuestras comunidades”.

El vocero agregó que “ICE seguirá trabajando en cooperación con las oficinas y departamentos de la ley en Nueva York para cumplir sus prioridades a través de la identificación y eliminación de los criminales convictos y otras amenazas de seguridad pública”.

La agencia federal asegura que los criminales peligrosos libres en la comunidad, en vez de estar bajo su custodia para su deportación, socavan su capacidad de proteger la seguridad nacional e impiden el cumplimiento de las leyes de inmigración.

“Mientras que algunos extranjeros podrían ser arrestados por cargos criminales menores, también existe la posibilidad de que pudieran tener antecedentes penales más graves”, sostiene la agencia en un comunicado de prensa.

“Algunas jurisdicciones dejaron de colaborar con ICE y liberaron a criminales peligrosos, pero éstos cometieron delitos graves y violentos en sus comunidades”, añade el documento. Dos ejemplos en los que presos retenidos en cárceles de Illinois fueron liberados gracias a legislaciones locales y luego cometieron delitos graves son citados en The New York Times. En un caso, un hombre de 23 años disparó y asesinó a su novia luego de ser liberado en 2011. Otro de 30 años atropelló fatalmente a un peatón mientras conducía ebrio.

Según cifras de ICE, NY es uno de los estados con mayor población (5%) de inmigrantes no autorizados, luego de California (25%), Texas (16%) y Florida (6%).

Para ver el articulo original, haga un clic aqui.