En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Policing and Criminal Justice
Type: Media Coverage

Instan se elimine la presencia policial en escuelas de NYC


Decenas de estudiantes se manifiestan frente a las escalinatas de la alcaldía.

Organizaciones de estudiantes y grupos comunitarios instan este lunes a las autoridades de la ciudad a invertir en la juventud creando programas de empleo juvenil y prácticas de justicia restaurativa y a la vez se elimine a presencia de policías en los centros escolares.

Mediante una rueda de prensa frente a la alcaldía de Nueva York, activistas de Urban Youth Collaborative, Girls for Gender Equity, Make The Road New York, The Point, Desis Rising Up y Rockaway Youth Task Force junto al concejal Carlos Menchaca y la presidenta del condado de Manhattan Gale Brewer, criticaron las políticas excesivamente punitivas en las escuelas públicas que directa o indirectamente alimentan el sistema de justicia penal.

El pronunciamiento que coincidió con el lanzamiento de un nuevo informe del Center for Popular Democracy y el Urban Youth Collaborative, que calcula los costos que genera el proceso de mantener en prisión a los estudiantes cuando son arrestados en las escuelas de la ciudad de Nueva York.

“Terminar con esta política aumentaría la protección para los estudiantes de color, incluyendo a los jóvenes inmigrantes y ahorraría a la ciudad cientos de millones, permitiéndole cubrir los recortes de fondos que se esperan por parte de la administración Trump e invertir en programas que apoyan a los estudiantes”, dijo Jennifer Epps-Addison, presidente de la red y co-directora ejecutiva del Center for Popular Democracy.

El informe, titulado The $ 746 Million a Year School-to-Prison Pipeline: El ineficaz, discriminatorio y costoso proceso de criminalizar a los estudiantes de Nueva York encontró que cada año, la práctica de sancionar con prisión a los estudiantes  en Nueva York cuesta más de $ 746.8 millones- incluyendo un mínimo de $ 397.6 millones en inversiones directas a través del presupuesto de la ciudad y $ 394.1 millones en costos sociales, que incluye $ 108 millones en ingresos fiscales perdidos.

De acuerdo a los activistas, estas políticas se dirigen abrumadoramente a estudiantes negros, hispanos y con discapacidades. Según el informe, los estudiantes negros e hispanos representan el 92 por ciento de todos los estudiantes que son arrestados y el 91.7 por ciento de todos los estudiantes que reciben una sanción penal.

“La enorme cantidad de dinero gastado en nuestro sistema de justicia penal ha resultado en más camas en la cárceles para los negros e hispanos, sin embargo, nuestras clases de arte y educación física han sido eliminadas, nuestras escuelas carecen de consejeros y orientadores universitarios y de los programas de justicia restaurativa que necesitamos”, dijo Zion Harley de 16 años.

El estudiante agregó que NYC debe transformar radicalmente sus prioridades de financiamiento. “Para los jóvenes como yo, invertir en nuestras comunidades significa literalmente la diferencia entre la vida y la muerte”.

Los jóvenes están cada vez más al frente de un movimiento creciente para exigir que la Ciudad de Nueva York se desprenda de estas políticas disciplinarias costosas y racialmente discriminatorias e inviertan en la creación de escuelas que respondan a las necesidades de los estudiantes y brinden a todos los estudiantes acceso a oportunidades que les ayudarán a prosperar.

“Debido a que la Ciudad no ha podido proteger a nuestros estudiantes de las políticas que impiden su potencial, los jóvenes neoyorquinos están liderando un movimiento creciente para exigir que las autoridades eliminen políticas disciplinarias punitivas, ineficaces, y dañinas. La moral de la ciudad será juzgada por su presupuesto”, dijo Kesi Foster, coordinadora de la Youth Youth Collaborative.

El movimiento insta a que la ciudad de Nueva York aumente el número de consejeros y trabajadores sociales entrenados y a  proporcionar educación culturalmente sensible.

Además piden se invierta en oportunidades para que los estudiantes prosperen creando un programa universal de empleo juvenil; proporcionar MetroCards de tarifa reducida para los residentes de bajos ingresos y MetroCards ilimitados gratis para estudiantes; apoyar los programas de acceso a la universidad; y proporcionar educación superior pública gratuita y de alta calidad en CUNY.

Para ver el articulo original, haga click aquí.