En EspaƱol Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Workplace Justice
Type: Media Coverage

Mejor un carro sucio que una conciencia cochina

Imagínese vivir en la Ciudad de Nueva York ganando sólo $210 a la semana. Esos son $210 para pagar la renta, el costo de electricidad, la gasolina, la comida, una metrocard, el seguro médico, y más. Parece imposible, pero es la realidad para cientos de trabajadores en los lavaderos de coches a través de toda la Ciudad de Nueva York.

En un momento en que 78% de los neoyorquinos apoyan la subida del sueldo mínimo, estos hombres y mujeres ganan $5.25 por hora –$2 por debajo del sueldo mínimo. Es hora que los lavaderos de coches que ilegalmente malpagan a sus trabajadores hagan lo correcto.

Las víctimas del abuso laboral en la industria de autolavados de la ciudad son pobres y a menudo inmigrantes. Trabajadores como Nelson Hernández, un inmigrante de 21 años de México, rutinariamente trabaja 60 horas por semana para sobrevivir con menos del sueldo mínimo –sin ser pagado por horas extras. En el lavadero de coches en Astoria donde trabaja Nelson, los empleados son expuestos diariamente a productos químicos peligrosos (adivine si recibe algún beneficio médico).

Todo esto es ilegal, y es una práctica desenfrenada. Una de las peores cadenas de autolavados en la ciudad –Lage Management Corp– debía tantos pagos atrasados y horas extras a sus trabajadores que fue obligado a aceptar un acuerdo récord de $3.4 millones en 2009. Imagínense cuántas horas de pago Lage tuvo que robar de sus empleados para justificar la entrega de ese cheque.

Por fin hay alguna esperanza para empleados como Nelson. WASH Nueva York, un esfuerzo conjunto de Se Hace Camino Nueva York y Comunidades por el Cambio Nueva York, ha estado organizado a trabajadores para asegurar mejores condiciones de trabajo autolavados. Todos nos beneficiamos cuando elevamos los sueldos de las personas que ganan menos. Esto significa menos tensión en nuestra red de seguridad social, y más dinero para gastar en los negocios pequeños de los cinco condados.

Los trabajadores que han luchado para obtener mejores condiciones de trabajo han sido sometidos a intimidaciones y amenazas, pero se mantienen firmes. Ellos no están solos en esta lucha. El fiscal general Eric Schneiderman inició investigación oficial de las prácticas laborales de Lage Management el mes pasado.

El alcalde Bloomberg y agencias de la ciudad tienen que presionar a empresas como Lage. Pero un estudio realizado por mi oficina descubrió que 23 agencias municipales han gastado y continúan gastando miles de dólares públicos en los lavaderos de coches de la compañía de Lage. Desde enero del 2010, el gobierno municipal ha gastado más de $170,000 dólares en Lage, incluyendo $12,000 en los últimos tres meses.

He instado al Alcalde a que prometa que ni un centavo más del dinero de los contribuyentes se gaste en Lage hasta que mejore su comportamiento. También insto a los neoyorquinos que envíen el mismo mensaje: es mejor un coche sucio que una conciencia sucia.

Para el articulo original, clic aqui.