En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Workplace Justice
Type: Media Coverage

Columnista Invitado Mi Familia Necesita Mi Pago

Yo trabajaba por más de siete años como empacador en un supermercado Fine Fare en El Bronx desde las 7:30 de la mañana hasta las 9 de la noche con sólo media hora de descanso, seis días a la semana.

Nunca me pagaron nada, trabajaba por propinas. Después de empacar las bolsas, las llevábamos a la casa de los clientes. A veces tenía que subir hasta cinco o seis pisos sin elevador. Otras, los clientes nos daban una propina y a veces no. Trabajábamos 5 empacadores allí y Fine Fare nunca pagó a ninguno de nosotros. Trabajando sólo por propinas uno nunca sabe cuanto va a ganar y es difícil saber si va a poder pagar la renta, la luz, el teléfono. Si hubiera estado ganando aunque fuera el salario mínimo, había podido vivir mucho más tranquilo y más cómodo.

Lo que hizo Fine Fare es ilegal: se llama robo de salario. Ahora soy miembro de Trabajadores en Acción de Se Hace Camino Nueva York y estamos luchando para que se apruebe el Acta de Ley para Prevenir el Robo de Salario (Wage Theft Prevention Act), una propuesta de ley estatal que aumentaría las penalidades por el robo de salario para que los empleadores pensaran dos veces antes de robar el sueldo de sus propios trabajadores. El problema de robo de salario es muy grave –tan solo en la Ciudad de Nueva York los empleadores roban alrededor de mil millones de dólares al año de los salarios de sus trabajadores. Aunque lo que me pasó a mi sucede también con muchos trabajadores, pero no dicen nada cuando hay una violación, porque tienen miedo de perder su trabajo. Esta ley también fortalecería las protecciones en contra de las represalias.

Una versión de esta ley ya fue aprobada por el Senado Estatal y otra versión fue aprobada por la Asamblea, pero falta la reconciliación y aprobación nuevamente y la firma del gobernador. Sheldon Silver, John Sampson y David Paterson tienen la oportunidad de hacer algo que beneficiaría a todos los trabajadores del estado de Nueva York. Necesitamos que tres de ellos hagan todo necesario para que esta propuesta de ley sea aprobada y firmada este año. Las familias de los trabajadores merecen este apoyo.