En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Comunidad en apoyo de víctima de odio

  

Nueva York — Ayer se realizó una vigilia en honor a Mario Vera, víctima de un ataque de odio en Bushwick el pasado 23 de septiembre.

La vigilia tuvo lugar frente al Hospital Beth Israel, en la Calle 16 y Primera Avenida, donde Vera permanece hospitalizado.

Durante la conferencia aparece Ana María Vera, la esposa del mexicano atacado.  Foto: Carmen Alarcón/EDLP

En la actividad, políticos y activistas de Make the Road New York y la Alianza Ecuatoriana condenaron los ataques a la comunidad inmigrantes y la comunidad gay, y la familia de la víctima y residentes de Bushwick anunciaron el Fondo de Apoyo a Mario Vera y pidieron la ayuda de la ciudad en prevenir crímenes de odio.

La esposa y su hija solicitan ayuda a la comunidad para hallar a los responsables, y donaciones a la cuenta de cheques de: Mario Vera Rivera en el # 9957183078 de Citibank.

"Le pido a la comunidad que me ayude con mi esposo en todo", pidió su esposa, Ana MaríaVera.

El cónsul de México, Rubén Beltrán, anunció que le ha pedido al comisionado de Policía Raymond Kelly que haga todo lo posible por capturar a los responsables. La policía ofrece una recompensa de $12,000 por información que conduzca a la captura de los culpables.

"Pedimos que la Unidad Especial contra los Crímenes de Odio de la policía haga un mayor esfuerzo para que los hispanos denuncien estos crímenes", aseguro Ana María Archila, de Make The Road New York.

En Bushwick, barrio de Queens donde el 70 % de su población es hispana, ya murió un hispano a manos del odio en diciembre del 2008, José Sucuzhañay. Su hermano Diego estuvo en el acto de ayer.

"No permitiremos que no se haga justicia para la familia Vera", aseguró la concejal de Bushwick Diana Reyna.

A la vigilia asistieron también las concejales Melissa Mark-Viverito y Rosie Méndez, la presidente del Concejo Municipal Christine Quinn, el presidente del Brooklyn, Marty Markowitz, la Alianza Ecuatoriana y el sacerdote católico James Kelly.