En EspaƱol Know Your Rights
Source: Noticia
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

El bus de la reforma lleva un mensaje: Unidad familiar

Más de 100 personas se unieron el domingo en Brentwood al lanzamiento en Long Island del tour en bus nacional “Manteniendo a nuestras familias unidas” y de la campaña estatal Neoyorquinos por una reforma migratoria real, en el cual participaron organizaciones a favor de una reforma comprensiva, oficiales electos, así como inmigrantes que podrían beneficiarse con esta medida.

Portando pancartas, en medio de cánticos y con el bus emblema de la campaña nacional de fondo, los inmigrantes compartieron con los asistentes sus historias de lucha, las cuales dejaron ver la necesidad de una pronta solución al problema migratorio. Posteriormente y con el apoyo de los oficiales electos Phil Ramos y Ricardo Montano, los presentes realizaron una protesta y firmaron peticiones y postales que serán enviadas a los congresistas apoyando una reforma migratoria.

En el evento organizado por Se Hace Camino Nueva York, Comunidades por el Cambio Nueva York y La Mesa Cívica de Long Island, participaron las agencias SEPA Mujer, Long Island Jobs with Justice, The Central American Refugee Center (CARECEN), the Long Island Immigrant Students Alliance, New York Civil Liberties Union, Long Island Wins, y La Fuente-Proyecto de Participación Cívica de Long Island.

A pocas semanas de la esperada presentación del proyecto de ley sobre reforma migratoria en el Congreso, estas organizaciones locales se unieron a los esfuerzos estatales y nacionales que buscan asegurar un reforma migratoria justa que mantenga a las familias unidas.

“Tengo seis nietos a los que no he podido conocer porque he estado aquí por 15 años sin poder regresar a Ecuador”, relató durante el evento Teresa Farfán, miembro de Se Hace Camino NY, “una reforma migratoria real y justa es importante para mi porque no quiero que otra familia experimente el dolor de la separación que experimento todos los días”, aseguró.

De acuerdo a Patrick Young, Director de CARECEN, en Long Island viven alrededor de 10,000 inmigrantes que cuentan con un estatus temporal, algunos por más de una década, algo que siembra dudas y genera incertidumbre de su futuro en los Estados Unidos, “estas personas finalmente podrían sentar raíces permanentemente si una reforma migratoria es aprobada”.

A pesar de sus intenciones, la administración del Presidente Obama cuenta con un número record de reportaciones, alcanzando números superiores a los 400,00 tan solo en el año 2012. Aunque el Departamento de Seguridad Nacional asegura que las deportaciones son de criminales convictos, se sabe que miles de inmigrantes sin records y con familias han caído como víctimas.

Para Anita Halasz, organizadora de Long Island Jobs for Justice, existen contradicciones entre la moral estadounidense y el trato hacia los inmigrantes, algo que debe cambiar con una reforma migratoria, “la familia ocupa el centro de nuestros valores nacionales, pero miles de familias inmigrantes continúan siendo apartadas cada año por las leyes rotas e inhumanas que componen nuestro sistema de inmigración. Nuestras comunidades necesitan un proyecto migratorio que ponga como prioridad la seguridad de las familias en vez de la seguridad de una frontera que no ha estado tan segura como ahora”

Para leer el articulo original, por favor hacer click aqui