En EspaƱol Know Your Rights
Source: Univision
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

La respuesta de Nueva York ante el anuncio de recorte de fondos a las ciudades santuario

NUEVA YORK. – Si hay algo de lo que la ciudad de Nueva York alardea es de su apertura a lo global y de los pasos que históricamente los inmigrantes han dado a través de ella.

Pero este miércoles el presidente Donald Trump firmó dos órdenes ejecutivas para ampliar el muro en la frontera entre Estados Unidos y México y reforzar los esfuerzos de las agencias federales para frenar la inmigración de indocumentados. Como parte de este anuncio, el gobierno federal buscará recortar los fondos que reciben las ciudades santuario, como dijo el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer.

“Las decisiones imprudentes del presidente Trump de construir un costoso muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, atacar a las ciudades santuario, perseguir a los inmigrantes y restaurar Comunidades Seguras, un programa profundamente defectuoso, solo alimentará la división y fomentará temores infundados. Seamos claros, estas propuestas están impulsadas por la falsa narrativa de que los inmigrantes son criminales”.

Esa fue la reacción de la presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark Viverito, poco después del anuncio de esta tarde.

“Aquí en Nueva York somos una ciudad orgullosa de ser un santuario para cada neoyorquino y estamos trabajando contra el reloj para asegurarnos de estar bien preparados para defender a los inmigrantes a través de nuestros programas de apoyo legal”, sostuvo por su parte el concejal Carlos Menchaca.

Un mensaje en conjunto del portavoz de la Asamblea Estatal de Nueva York, Carl Heastie, y el asambleísta Francisco Moya, declara que la mayoría de ese cuerpo no cree en políticas públicas que intimiden o generen miedo en las familias de inmigrantes.

“La asamblea estatal pronto encaminará una legislación impulsada por el asambleísta Moya para promover un trato justo de los inmigrantes en el estado de Nueva York, que puedan acceder a servicios vitales y que los proteja de detenciones ilegales, interrogaciones y otras acciones que los priven de sus derechos humanos”, anticipan Heasti y Moya.

La organizadora de Make The Road New York, Natalia Aristizábal, compartió su molestia ante estas órdenes que calificó como “un ataque en los inmigrantes, los musulmanes y los refugiados” que, a su juicio, llevan a la criminalización de la comunidad indocumentada.

De acuerdo con Aristizábal, las secuelas de estas órdenes pueden provocar que los indocumentados no recurran a las autoridades por el miedo en lugar de verlos con confianza.

Aparte de proclamarse una ciudad santuario, Nueva York tiene una identificación municipal que beneficia en especial a los indocumentados y actualmente enfrenta una demanda para impedir que autoridades locales destruyan los registros personales de quienes poseen ese ID.

Mark Viverito indicó que las autoridades de Nueva York están analizando cómo responder a estas órdenes a través de acciones que contrarresten el recorte de fondos en cuidades santuario y la defensa de la legalidad de los programas de la ciudad y el estado en favor de los inmigrantes y los indocumentados.

Según la presidenta del Concejo Municipal, ella procura una reunión con el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, y el gobernador Andrew Cuomo para establecer una voz en conjunto de Nueva York respecto a estas órdenes.

“El presidente carece de la autoridad constitucional para cortar la financiación a los estados y ciudades simplemente porque han actuado legalmente para proteger a las familias de inmigrantes. Los gobiernos locales que tratan de proteger a sus comunidades de inmigrantes de los excesos federales tienen todo el derecho de hacerlo”, indicó el fiscal general de Nueva York, Eric T. Schneiderman.

A eso de las 5:00 de la tarde (hora este), un nutrido grupo convocado por el Council on American-Islamic Relations of New York (CAIR-NY) llegó al Washington Square Park en defensa de los derechos de los musulmanes y los inmigrantes.

El desafío de la administración De Blasio a Trump

“El golpe de un bolígrafo en Washington no cambiará la forma en que este gobierno municipal protege a su gente”, subrayó el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, en una rueda de prensa que inició al filo de las 5:15 pm, al enfatizar que la ciudad bien puede cooperar con el gobierno federal pero no tiene intenciones de deportar a indocumentados que cumplan con la ley y el orden.

Estas órdenes no cambian “quiénes somos o cómo hacemos nuestro trabajo”, indicó De Blasio, al afirmarse en que Nueva York es un espacio inclusivo y una ciudad de inmigrantes.

De acuerdo con el alcalde, estas órdenes están escritas “en una manera vaga, susceptible a retos legales y a tremenda resistencia de las comunidades a traves del país”.

Si estas órdenes llevan al recorte de fondos en la ciudad, De Blasio respondió que su administración entiende que el escenario podría prestarse para una demanda.

De ocurrir ese recorte de fondos contemplado en la orden ejecutiva, ello afectaría particularmente al Departamento de la Policía de la ciudad de Nueva York (NYPD), afirmó el alcalde.

El comisionado del NYPD, James O’Neill, indicó en esa conferencia de prensa que el recorte de fondos en Nueva York podría rebasar los 150 millones de dólares. Ese recorte afectaría esencialmente fondos de antiterrorismo, abundó el alcalde.

“No vamos a permitir que nuestros policías se conviertan en agentes de inmigración”, recalcó De Blasio.

Para ver el articulo original, haga un clic aqui.