En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Obama puede, dicen activistas

 

NUEVA YORK — Luego de la gran marcha nacional pro reforma migratoria del domingo, los inmigrantes del país se levantan con nuevas energías.

En el autobús de vuelta de Washington, luego de un día muy emocional y físicamente extenuante, cuatro activistas de Se hace camino Nueva York que estuvieron organizando la marcha durante casi un mes compartieron sus reflexiones con EL DIARIO/LA PRENSA. Unas 200,000 personas, entre ellas 11,000 de Nueva York, asistieron al evento, según los organizadores.

"Para mí fue espectacular, me parece que algo grande va a suceder, ya que el presidente dio la cara. Muchos de los presidentes nunca dan la cara. Yo he venido a muchas marchas, y nunca el presidente había dado la cara", dijo Yoralis Vidal, quien ha luchado por una reforma migratoria desde el 2006.

Irania Varela coincide. Para ella, la aparición del Presidente Barack Obama, aunque fuera en un video, marca un cambio y una esperanza. Irania, quien también lleva años de activismo, cree que ésta es la marcha más grande a la que ha ido.

Soledad Villacis también confía en Obama.

"Sentimos como si él es nuestro camarada, nuestro compañero allá adentro. Sentimos que está tratando de luchar por nosotros, pero tiene mucha presión. Pero ahora, el haber logrado la unión de los republicanos y demócratas con (los senadores) Schumer y Graham es algo muy grande, algo que antes no había ocurrido. Eso está dando pruebas de que va a haber una reforma migratoria", dijo.

"Este es un proceso bien difícil como todos sabemos", agregó Patricia Torres, de 22 años y la más joven de todas. "El hecho de que el país se haya unido para marchar en Washington nos llena de esperanza, nos une a todos los que necesitamos una reforma migratoria. Pienso que tenemos que seguir luchando para que se haga la reforma este año. Si no seguimos presionando, no se va a dar", subrayó.

Todas coinciden. Este es el comienzo. Se necesita más presión.

"Ya ahora que voy de vuelta en el autobús me siento como que fui parte de la historia. Fui un puntito de la historia de la nación", aseguró Soledad Villacis.

Hace un mes, Villacis estaba en un punto muerto. Luego de 10 años luchando en este país, estaba lista para tirar la toalla y volver a su país.

"Este país te hace vivir matices increíbles cuando eres indocumentado. Te hace soñar, te hace pensar que con tu profesionalismo, con tu título, con tu idioma, con tus ganas de salir adelante puedes ser dueña del mundo. Pero cuando llegas a ese mundo es como si tuvieras un cristal y no puedes entrar, porque necesitas una tarjeta especial. Y te sientes con un gran porqué", contó Villacis.

La marcha cambió su perspectiva. Escuchando otras historias ahora cree que su historia personal es "una fantasía". Porque ella tiene a toda su familia aquí.

"Me sentí con todas las agallas y me siento así. Y le estoy transmitiendo a la gente que no importa tu estatus, importa lo que llevas por dentro. Y nadie te va a quitar eso, te pueden quitar todo, excepto tus sueños", aseguró.