En Español Know Your Rights
Source: El Diario
Subject: Immigration
Type: Media Coverage

Exigen un Alto a las Deportaciones

New York —Una mujer marchó por su hijo, quien lleva siete meses detenido en la prisión de Rikers Island tras ser denunciado, según ella, por las mismas personas que lo atacaron, golpeándolo con un bate y una correa. Si retiran los cargos, su madre teme que quedará en manos de las autoridades de Inmigración por ser indocumentado.

Otra mujer marchó por su marido, quien fue detenido por conducir su vehículo con una luz rota y fue detenido por su estatus migratorio. Lo pasaron de la prisión de Rikers a New Jersey, Pensilvania, y luego a Texas. Él no puede pagar la fianza porque no tiene dinero.

También marcharon los amigos de un padre quien fue detenido en Brooklyn porque conducía sin licencia. Él hombre, que es quien sostiene el hogar, tiene un hijo con impedimento físico y está sufriendo en la cárcel porque no puede hacer nada.

Estas personas estaban entre cientos de neoyorquinos que marcharon sobre el puente Brooklyn Bridge ayer para pedir que la ciudad pase una ley que prohibiría que las autoridades de inmigración, o ICE, tengan acceso a información sobre el estatus migratorio de las personas en las cárceles antes de que han sido condenadas. El Consejo Municipal piensa introducir legislación que limita el alcance de ICE en las cárceles.

"¡Migra, pa’ fuera!" y "¡Justicia!", eran algunas de las frases que los manifestantes gritaban mientras alzaban sus afiches y caminaban en solidaridad con los detenidos y sus familiares.

Específicamente, ellos quieren que la cuidad no entregue información sobre los detenidos a las autoridades de inmigración hasta que estos sean condenados por algún delito grave.

Según ellos, el Departamento de Correcciones sistemáticamente entrega información sobre prisioneros antes de que sean condenados, lo cual resulta en la detención de personas inocentes, o culpables de crímenes menores.

Un vocero del Departamento de Correcciones dijo que ellos cumplen las leyes federales y que ICE es responsable de determinar quien es transferido al sistema de detención.

Javier Valdés, de la organización comunitaria Make the Road New York, sostuvo: "Estamos aquí para decirle al Alcalde Michael Bloomberg y el presidente Barack Obama que New York tiene que salir del negocio de deportaciones".

Se dijo que esta situación pone en peligro las relaciones entre la comunidad y la policía.