En Español Know Your Rights
Source: Noticia
Subject: Housing & Environmental Justice
Type: Media Coverage

Sigue inconformismo por contaminación del Roberto Clemente

Los residentes se mostraron inconformes ante las explicaciones de concejales del town.

La indignación de los residentes de Brentwood se desató, el pasado martes, en un episodio de rebeldía e irritación hacia los dirigentes del Town de Islip, debido a la “absoluta negligencia” de los funcionarios frente al vertido ilegal de 30,000 toneladas de escombros con niveles tóxicos de asbesto en el Parque Roberto Clemente, a manos de contratistas privados.

Alrededor de cien miembros de la comunidad se dieron cita en el Centro de Recreación de Brentwood para atender a la reunión organizada por los líderes del town, con el objetivo de escuchar los últimos informes sobre las investigaciones que se vienen realizando. El encuentro estuvo protagonizado por el descontento de la comunidad, que se quejó constantemente por la “negligencia” y el “desinterés” de los miembros del town hacia la delicada problemática ambiental.

Los funcionarios del Town de Islip proporcionaron a los residentes una explicación cronológica detallada sobre la investigación criminal que se está llevando a cabo y también discutieron los esfuerzos para reubicar los programas de recreación de verano. Pero la comunidad gritó en coro que lo que quieren ahora es “resolver el problema ambiental”.

Los asistentes tuvieron la oportunidad de redactar preguntas a los líderes del town. Las más comunes se centraron en indagar si el town sabía lo que estaba pasando y por qué la situación fue ignorada. “Seamos realistas: es una mala situación”, dijo el concejal del Town de Islip, Anthony Senft. “Pero el Departamento de Parques nunca transmitió denuncias sobre el vertido ilegal a la junta municipal”, agregó.

Con carteles que señalaban una presunta “discriminación ambiental”, gritos y constantes interrupciones a las declaraciones de los dirigentes de Islip, los asistentes lograron desahogarse, indicando que lo único que desean es ser tratados de manera igualitaria y con el mismo respeto que se le da a las demás ciudades de la isla.

“Yo creo que el problema es que nos han dado la espalda por mucho tiempo, nos han ignorado. Si esto hubiese pasado en otra parte, en otra ciudad, las cosas fuesen totalmente diferentes”, expresó Marcos Maldonado, miembro de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Brentwood. “El town esperó a que esta situación llegara bastante lejos, ahora están aquí queriendo arreglar algo que se ha convertido en un gran problema para nuestra comunidad”, agregó Maldonado.

“Estoy muy desilusionada de esta reunión, esperaba más claridad, hay mucha agresión de ambas partes y no estamos recibiendo la información apropiada”, dijo Evelyn Negrón, residente de Brentwood.” También hace falta mucha comunicación sobre lo que piensan hacer y cómo van las cosas”, agregó.

Miembros de la organización Se Hace Camino Nueva York se levantaron molestos de sus asientos en medio del encuentro, alegando que nunca les fue provisto un dispositivo de traducción simultánea, ya que algunos de sus miembros no entendieron “ni una sola palabra” de lo que allí se comunicó.

“Se supone que tenemos el derecho de recibir una traducción de lo que se está hablando, es frustrante para nosotros que muchos de nuestros miembros no han entendido nada”, manifestó Carlos Reyes, miembro de Se Hace Camino Nueva York. “Esta es una reunión muy importante para nosotros, sin embargo el “town” no nos proporcionó ninguna traducción”, añadió.

[Para leer el artículo original clique aquí]